14/10/18

Todo sucede por algo y para algo...

A partir de hoy estaré compartiendo temas en video.
Lo iba a hacer en FB. No pude accesar a mi cuenta. Algo sucedió.
Esa imposibilidad de usar mi cuenta, me llevó a decidir encender nuevamente este blog que había iniciado hace varios años.

Gracias a usted por leer y/o escuchar estos temas, reflexiones e ideas que comparto con gusto.
Si lo comparte con algunas personas, se lo agradecerán.

Hasta pronto.



9/10/18

Días dedicados a reflexionar...


Estos días los he dedicado a reflexionar sobre este tema, que lo enuncio como una pregunta.

¿Quién es la razón de tu existencia?

Esta pregunta tiene una sola respuesta, dicha o escrita de muchas maneras.

He escuchado decir a algunas personas que la razón de su existencia son los hijos. Otros dicen que la razón de su existencia es la búsqueda de la felicidad. Otros más dicen que la razón de su existencia es el amor. Otros, comentan que la razón de su existencia es la alabanza al creador.
Sé que deben existir tantas respuestas como seres humanos desearan dar su respuesta.
¿Cuál es la suya?


Comparto mi razón de existir: es cumplir con la misión que debo alcanzar en todos y cada uno de los roles que he hecho, hago y haré durante el transcurso de mi existencia en este planeta.

Mi razón de existir no es una persona en particular; son muchas en general. Mi razón de existir, repito, es cumplir mis deberes, mis convicciones y mi vocación en pro del desarrollo de los demás.

Mi razón de ser es aprender para enseñar;
es buscar para encontrar;
es ir para llegar;
es preguntar para responder;
es pensar para actuar;
es sentir para expresar;
es sonreir para alegrar;
es sumar para compartir;
es restar para minimizar;
es escribir para leer;
es leer para instruir;
es encontrar para descubrir.

Hasta pronto.

6/10/18

Yo triunfador, ante la mediocridad me mantengo.


Cuando hablo de incomodidades personales debo confesar que la mediocridad es algo que me recuerda que es el primer destructor del talento.

Me enseñaron que lo primero que debería combatir en mi interior era la presencia de la mediocridad. Aprendí el valor de la búsqueda incesante por los más altos valores de espíritu del Hombre.

He visto cómo la mediocridad destruye talentos; cómo la mediocridad se alimenta de grandes sueños de otros, pero ella no crece, ni cambia, ni se transforma, al contrario, inmoviliza, paraliza y destruye.
La mediocridad simplemente es eso: mediocridad sin color, ni aroma; sin dolor, ni gozo; sin esperanza, ni desesperación; sin pena, ni gloria.

La declaración: “Yo triunfador, ante la mediocridad, me mantengo” es la que recomiendo que repitas con el corazón y, por favor, combate ese terrible fantasma que se alimenta del espíritu pusilánime de quienes no desean mejorar.

Hasta pronto.

4/10/18

El fin de algo...


El fin de algo ( comúnmente doloroso) para empezar algo nuevo… (¿otro dolor?):


Recomendaciones para esta fase.

Las personas que desean cambiar algo, en ocasiones, perciben que pierden mucho y que no alcanzan a ver lo que ganarán con el cambio. Es por eso que en esta etapa resulta prioritario:
A) “Curar una herida”:
1.     Comprender la medida de las pérdidas que sienten las personas, de una manera tal que nos permita encontrar formas de compensación. Analicemos lo que realmente ha perdido: “un hábito que la define ante “el mundo” que le rodea”.
2.     Definir claramente lo que ha finalizado y asegurar que la situación anterior termina definitivamente.
3.     Enseñarles que guarden su pasado con orgullo (aunque hubieran sentido dolores e incomodidades, por las razones que sean)... y no con culpa.
4.     Agradecer sinceramente lo que han aportado durante el tiempo o proceso que termina en esa ciudad, empresa, familia o grupo de trabajo.

B) “Hacerles ver el nuevo mundo con el cambio:”
5.     Manejar con sumo cuidado lo que van a comunicar.
6.     Presentar el caso (el por qué) del cambio con el mayor cuidado y grado de detalle posible...(a las personas que involucra ese cambio).
7.     Crear y comunicar una visión del futuro.
8.     Cerciorarse de que han entendido “Hacia dónde van” (el concepto de la visión).
9.     Asegurarse de que, en definitiva, todos conozcan los beneficios personales que les deparará el cambio.
10.  Las personas demuestran cierto grado de angustia y “bloqueos” en la compresión integral del cambio. Por lo tanto, es necesario aclarar todas sus dudas con sinceridad. No mentir, ni prometer lo que no se va a cumplir.
11.  Dar a la gente información precisa sobre el cambio y su secuencia. En la mayoría de los casos, es necesario redundar en la información.
12.  Crear un equipo de dirección fuerte, desde el primer momento.
13.  Crear energía en torno del cambio.
14.  Generar “sentido de urgencia”, explicando ampliamente este significado.

Recordemos que  “el fin de algo” es una etapa de duelo, que no puede obviarse en el proceso del cambio. Lleva tiempo desprenderse de “ese algo” que cada persona siente en y por su trabajo desempeñado o años vividos.
Hasta pronto

2/10/18

Te declaras triunfador ante la vida

Sentirte triunfador te hace caminar erguido, sonreir a la vida, esperar lo mejor del ahora y del mañana, saber que puedes lograr lo que te propongas.

Eres triunfador desde el momento de tu nacimiento, triunfador porque sigues con vida, sueños, objetivos, metas y problemas por resolver.

Eres triunfador porque resuelves cualquier situación adversa, solucionas todo tipo de problemas y sorteas todo tipo de obstáculos.

Eres triunfador porque te sabes conservar sano, sabes alimentar tu espíritu y emociones.

Eres triunfador porque estas formando una hermosa familia o porque llevas una vida de soltería llena de logros.

Eres triunfador porque esperas siempre lo mejor y estás aprendiendo, día con día, que toda experiencia te hace triunfar.

Si tu piensas así, si vives así y si eres así, entonces eres un triunfador.
+
Hasta pronto.

30/9/18

Hoy tengo ganas de gritar...NO DAÑES A NADIE...menos a tí.

Cuando lo escribo me parece muy fácil; desconozco si a usted que leerá esto se le haga difícil.

Me doy cuenta de que, aunque nos digamos seres inteligentes, no sabemos usar la inteligencia: Lo repito: NO SABEMOS emplear la inteligencia. La inteligencia es una facultad, es una potencia que, si la usamos ordenadamente, nos ayuda a solucionar todo tipo de situaciones, adversidades, etc.
Nos “dejamos guiar” más por las emociones (que nos ciegan), pasiones (que nos enajenan) y distracciones (que nos desvían)...pero ¿la razón?... (contestaré como en ocasiones lo hacemos; ¿la razón?, bien gracias!.) Y es como si nada pasara.

Me fui un poco más lejos del propósito del tema. El titulo es: “No dañes a Nadie...¡menos a tí!.
¿Cuánto daño te has hecho para llamar la atención o crear complejos de culpa a los demás?
¿Cuánto daño te has hecho culpando a los demás de tus acciones tontas?
¿Cuánto daño te has hecho por no creer en tí?
¿Cuánto daño de has hecho al depender de los demás?
¿Cuánto daño te has hecho al criticar y juzgar a los demás?
¿Cuánto daño te has hecho al pensar que tu eres el ideal del ser humano?
¿Cuánto daño te has hecho al no valorarte?
¿Cuánto...?

Si no sabes emplear la inteligencia, pregunta.
Si no sabes enseñar valentía, pregunta.
Si no sabes cómo hacerte un bien; por tu bien, pregunta.

Hasta pronto.

29/9/18

¿Qué pasaría si...


...dedicaras un momento para tu reflexión?
...hicieras un poco de ejercicio?
...leyeras cuando menos 30 minutos al día?
...realizaras mejor tu trabajo?
...simplificaras tus tareas?
...eliminaras desperdicios?
...pusieras tus habitaciones en orden?
...cuidaras tu salud?
...aprovecharas tu tiempo?
...no le quitaras el tiempo a los demás?
...levantaras lo que tiras?
...pagaras tus créditos?
...ordenaras tus gastos?
...aprovecharas tus ingresos?
...no criticaras a nadie por sus acciones?
...no “te metieras en donde no te llaman?
...respetaras las decisiones de los demás?
...si disfrutaras tu propia vida?


Hasta pronto.

28/9/18

La edad...los años...y el tiempo.

Los años no se cuentan, ni se tienen.
Los años se viven, se esperan, llegan y después se van.

El tiempo pasa y crecimiento me deja, el tiempo regresa y recuerdos se lleva;
El tiempo se va y heridas me deja, el tiempo regresa y nostalgias me trae.
El tiempo se va y mi color de cabello se lleva; el tiempo regresa y experiencias me trae.
El tiempo se va y mi pasos se lleva; el tiempo regresa y esperanzas me trae.
El tiempo se va y mi presencia se lleva; el tiempo regresa y solamente mi ausencia se queda.

Hasta pronto.

27/9/18

Nuestra vida dura un solo instante.(II)


En un instante nos conciben. Toda nuestra vida se convierte en un solo instante y, desafortunadamente, en un solo instante la podemos perder.

Es definitivo lo que he dicho en mis seminarios y talleres: la vida está "hecha de pedacitos" (pedacitos = instantes);
Pedacitos de alegría, pedacitos de tristeza,
Pedacitos de dulzura, de amargura,
Pedacitos de luz, de oscuridad,
Pedacitos de esperanza, de logro,
Pedacitos de silencio y de gritos.
Pedacitos de sed y de saciedad
Pedacitos de verdad y de mentira.
Pedacitos de salud y de enfermedad.
Pedacitos de promesas y de incumplimientos.
Pedacitos de fe y de incredulidad.


Es hermosamente grato decir que es posible vivir los instantes de la vida a plenitud si llenamos cada instante de nuestra vida con acciones contundentes, pensamientos efectivos y resultados positivos.

Recuerdo una sonrisa en una vieja fotografía, esa sonrisa ha marcado los instantes de mi vida.
Puedo afirmar que los instantes de la vida, TODOS, al hacer las cosas, al tratar a los demás, al enfrentarnos a las turbulencias inesperadas los podemos colorear con una agradable y cálida sonrisa; la sonrisa de cada quien.

Si nuestra vida dura un solo instante, nuestra sonrisa durará una eternidad.
Hasta pronto.

30/8/18

Compartir enseñando o enseñar compartiendo.


He dedicado mi vida ocupacional a compartir conocimiento. Me gusta decirlo de esa manera. Sin embargo, declaro que hoy es Día de la Enseñanza. Además, declaro que quiero Enseñar Compartiendo y Compartir Enseñando. Eso lo he hecho toda mi vida, y lo seguiré haciendo hasta el final de mis días.

Lo que hoy comparto/enseño es algo muy sencillo:

Si alguien No Sabe algo, te pido que le enseñes.
Si alguien No Puede ejecutar algo, te pido que le ayudes.
Si alguien No Quiere hacer algo, te pido que lo inspires.
Si No Hace lo que tiene que hacer, te pido que lo retroalimentes.
Si alguien No Logra sus metas, te pido que lo orientes, enfoques y le des seguimiento.

Esta sencilla guía te ayudará a compartir enseñando y/o enseñar compartiendo.

Hasta pronto.

Recuerdos recordados y olvidos olvidados.

Es posible que no recordemos cosas de nuestra niñez, nuestra juventud o nuestros días pasados.
Esos recuerdos son formas de encuentros internos; esos olvidos son formas de encuentros de libertad ansiada.

La niñez de muchos estuvo llena de inocencia, sueños, juegos, árboles y amigos. Esa, nuestra vida infantil, no tenía mañana, ni tenía ayeres,  solamente presentes, sonrisas y alegrías.
A medida que crecimos desaprendimos esos valores que constituyeron nuestro ser genuino; dejamos de soñar, dejamos de jugar, los amigos nos separamos, y solo los recuerdos permanecen en nuestra memoria: recuerdos que pocas veces son recordados y mil veces olvidados.

Si rescato los valores de mi pasado los refuerzo, los avivo y los vivo y volveré a vivir con los verdaderos sueños para lograr grandes cosas en mi futuro añorado, si no,  solo serán recuerdos olvidados.

Con frecuencia me repito: "recuerda los recuerdos olvidados, y olvida los olvidos olvidados; los primeros me darán alegrías, los segundos libertades."

Hasta pronto.

24/8/18

Carta a un amigo:


(No pongo el nombre de mi amigo porque esto es privado; sin embargo, hago pública esta misiva porque muchos de ustedes, lectores de estas reflexiones, posiblemente, necesiten de estas letras.)

Estimado amigo(a):
Desde que te conozco he descubierto en tí muchas facetas admirables y envidiables: el rostro de tu fuerza, el perfil de tu perseverancia, la sonrisa de tu generosidad, el matiz de tu apasionada entrega en tus proyectos, tu insaciable sed de vivir la vida, tu inacabable amor por tus hijos y muchas otras cualidades, habilidades y virtudes que tu conoces mejor que yo.

He visto que no hay piedra que no horades, ni obstáculo que no derrumbes, ni proyecto que no culmines.
He visto que no hay intención insana, ni egoìsmo dominante, ni abuso lacerante en tus relaciones y negociaciones con los demás.
He visto tu grandeza de hombre (mujer), tu gentileza de caballero (dama) y tu dulzura de padre(madre).

Sé que estos meses han sido especialmente diferentes por los grados de dificultad y situaciones específicas a las que te enfrentas; sin embargo, estos meses han evidenciado al excepcional ser humano que eres.

He escuchado en tu voz un ligero agotamiento por la brega diaria; he escuchado en tu voz que eres el(la) líder(lidereza) solitario(a) que siempre soñaste ser, para conquistar tus metas y te he escuchado decir que nunca te darás por vencido(a).

Sé que eres un(a) vencedor(a) ante toda lucha y un ser victorioso ante toda guerra.

Con admiración,
Tu amigo.

Hasta pronto.

El otoño y sus recuerdos.


El otoño y sus recuerdos.

Caminaba a la vera del riachuelo, sintiendo un poco de frío.
Los árboles lloraban sus hojas, diciendo hasta pronto; ya debo dormir. Voy a dormir durante el invierno para poder profundizar mis raíces, poder cambiar de hojas en la primavera y reforzar mis troncos para el verano.
Mientras estoy erguido siento los vientos de otoño, y siento la brisa del río.
Soy el otoño, soy el que te recuerda tu bella primavera y efervescente verano.

Soy quien te recuerda tus pasos y tus sueños.
Han pasado muchas estaciones, pero aquí te espero en el siguiente otoño.
Bienvenido(a) a la hermosa ciudad de los vientos.

Hasta pronto.

22/8/18

Cada vez que te das a los demás, más eres tu mismo.

Cada vez que te das a los demás, más eres tu mismo.

Se trata de cumplir las misiones de cada quien en la vida.

Creo que una de ellas es hacer algo para que el mundo en el que vivimos sea mejor que el que recibimos.
Que dejemos un mundo lleno de maravillas para los seres que vienen atrás de nosotros.

Que impactemos con nuestro trato a los demás.

Que vivamos tratando a los demás con veneración y respeto. Brindarles el mayor de los tratos por lo que son; es decir, por lo sagrado que hay en sus vidas.

Que hagamos lo mejor posible para reconstruir nuestro espacio físico y el de la naturaleza misma.
Que seamos seres que servimos con generosidad a los demás.

Que no dejemos de brindar una sonrisa al desconocido, un saludo a quien pase a nuestro lado.
Que cada día hagamos algo diferente, algo que sume y no reste en nuestras vidas.

Que seamos menos "yo y más nosotros".

Hasta pronto.

2/8/18

Una emoción para vivir la vida: La Alegría.


La alegría es una emoción que pertenece al mundo de lo intelectual. Así como el placer pertenece al mundo físico y el amor al mundo afectivo, la alegría pertenece al mundo de la razón.

La alegría vive en nuestro interior.
Brota sola, no la brindan, necesariamente, los logros materiales.

La alegría se experimenta cuando sientes que tu vida es una ofrenda de amor y te sientes genuinamente amado(a); ese estado de afecto te hace ser mejor persona y te hace sonreir a la vida... sonreir a tu hermosa vida..

Estás alegre cuando disfrutas el don de la vida.
Estamos alegres cuando llegan nuevos seres humanos a la Tierra.
Estamos alegres cuando los sueños los convertimos en realidad.
La alegría es algo muy íntimo, muy personal y muy profundo.

¿Qué te hace sentir alegría?, ¿La sonrisa de tu hijo(a)?


Ahora bien, ¿qué estamos haciendo para dar alegría a los demás?
La alegría está siempre dentro de tí, sin importar lo que pase afuera.
Puedes aplicar esa alegría interior a todo lo que hagas: tus tareas y hasta de un trabajo desagradable. Si buscas la alegría interior puedes hacer que el trabajo más pesado se vuelva más ligero y agradable; eso te brindará alegría.



La alegría es el sentido interior que nos ayuda a atravesar tiempos difíciles, aunque nos sintamos tristes.

La Alegría está compuesta de: Animo, Lozanía, Esperanza, Gratitud, Risa, Inspiración y Aliento.

La alegría no se puede compartir, la alegría solamente se puede contagiar.
Contagiemos al mundo que nos rodea con nuestra alegría de servir y alegría de vivir.

Hasta pronto.

1/8/18

Hoy vi en Carolina ¡su felicidad!


Hoy renació, hoy renunció a su pasado, hoy abrió una puerta desconocida.
Hoy encontró su redención por medio de su decisión que la lleva a buscar su virtud en todo su esplendor. Ella ha elegido CREAR su felicidad.

Ha elegido el lugar, el tiempo, la relación, y el camino. Hoy aprendió a sonreir de otra manera; hoy expulsó de su ser muchas toxinas, muchos virus emocionales, intelectuales y físicos. Hoy conoció el verdadero sudor del alma, el de su alma.

Mi reflexión al respecto es la siguiente:
Muchas personas BUSCAN ser felices, buscan situaciones, eventos, personas que la hagan sentirse felices. Eso es un error, porque la felicidad no existe en las acciones de otros para ti.
La felicidad nadie la da, nadie la comparte y nadie la regala. La Felicidad se CREA.

Es posible que usted sea Carolina o Carolino que hoy renació y encontró su redención.

Hasta pronto.

26/7/18

¡Me llevé un chasco!

 Conversando con una gran empresaria de la localidad, me preguntaba la conveniencia de “entrar a internet” para buscar candidatos con quienes llevar una vida de pareja…Al menos esa es la intención.

Como le tengo confianza a esta gran persona le pregunté: ¿usted ya “entró al internet?. Sí, fue su respuesta.
Y ¿qué tal los resultados? “Ay, oiga, en internet son unas personas; en la realidad son otras. Ni siquiera se parecen facialmente. Algunos escriben muy bonito, pero se expresan muy mal. Espera ver uno a una persona bien vestida, y se enfrenta con otra…”

Me dice, “algunas de nosotras, sinceramente, deseamos compartir la vida con alguna persona que nos parezca interesante, y que sea compatible con los valores que buscamos.”  Pero, pero, (empezó a reirse), ¡me llevé un chasco”…bueno muchos chascos…(seguía su carcajada silenciosa).

Me pregunta ¿qué les pasa a los hombres?. Le contesté, “no sé”, porque no conozco a alguno que “entre al internet a buscar pareja”…No sé si le comenté que conozco a muchas personas que han hecho una gran relación y matrimonio con seres que encuentran en el internet.
No me había comentado, me respondió.

Desde hace unas seis horas, sigo con la pregunta: ¿qué les pasa a los hombres?
Pienso que es momento de responder algo al respecto, con respeto a todos los hombres, genuinamente hombres, y totalmente caballeros,  aquí voy a dar las respuestas.

¿Qué pasa en esas situaciones? En la primera cita cara a cara.

El hombre que busca mujeres en internet tiene las siguientes características:
a)     Egoístas por necesidad y ególatras por convicción. Creen que en internet pueden esconder sus verdaderos valores; es´tan convencidos de que un mundo de mujeres los van a buscar, porque de eso han hecho una forma de divertirse. Y saben que las mujeres buscan diversión.

b)     Sus conversaciones son triviales; el tema central es: Yo.
a.      Yo el que hace; Yo: el que logra; Yo: el que tiene; Yo: el que puede.
b.     Nunca será: Yo: el que sueña; Yo, el que comparte; Yo, el que sirve.

c)     Sus intenciones son de relaciones temporales y con un solo argumento: vamos a divertirnos; de eso se trata la vida. No compromisos, no promesas, no sueños de ambos.

d)     Sus miradas lascivas pueden incomodar. A algunas les puede encantar.


e)     Sus gestos se convierten en comportamientos enfocados a la atracción de la hembra más que a la seducción de la mujer.

Creo que con esos conceptos tienen para corroborar lo que les ha sucedido a todas las personas que “entran al internet” a ver qué encuentran…

Y ¡se llevan un chasco

Hasta pronto. 

24/7/18

La vida tiene caminos en donde me pierdo, pero también en donde me encuentro.


Me pierdo o me encuentro en mis errores o en mis aciertos.
Me pierdo o me encuentro en mis silencios o en mis algarabías.
Me pierdo o me encuentro en mis soberbias o en mis humildades.
Me pierdo o me encuentro en mis tristezas o en mis alegrías.
Me pierdo o me encuentro en mis carencias o en mis opulencias.
Me pierdo o me encuentro en mis soledades o en mis compañías.
En fin, me pierdo para encontrarme.



Me ha dado mucha alegría encontrarme, pero aquí debo tener cuidado.
He aprendido en qué camino me perdí, pero ahora que me encontré es para empezar de nuevo buscando más aciertos, más algarabías, más humildades, más alegrías, más opulencias y más compañías.

Hasta pronto.

22/7/18

El desaliento toca a tu puerta cuando...




Para empezar, nosotros le abrimos la puerta:

Cuando permitimos que nos seduzca la depresión.
Cuando decimos y escribimos que "estoy abierto(a) al amor"
Cuando nos sentimos víctima de un desacierto y creemos que todo lo que hagamos lo debemos hacer muy bien.
Cuando no logramos los objetivos y, especialmente...
Cuando nos invade la sensación de pérdida.

Cuidado con esta sensación: te pido que reflexiones al respecto: ¿Define con claridad lo que pierdes?
A veces, "todo pierdes", sencillamente, porque no te has llenado de tí, no te has encontrado y quieres que otras personas llenen tu vacío.
¡Qué bonito comportamiento! (lo digo y lo escribo con sarcasmo.)

La presencia del desaliento se da:

Cuando ya no sientas tanto interés por tu responsabilidad principal.
Cuando ya no sonrías tan a menudo como antes.
Cuando sientas que te distraes con facilidad de tu objetivo principal.
Cuando olvides con facilidad detalles de tu sueño.
Cuidado, no permita que se asome a su interior esa “entidad desenergizante". Es terrible.
Y usted, ¿lucha contra el desaliento?

Hasta pronto.

21/7/18

Los No (como respuesta) pueden encerrar una semilla de sabiduría...


En nuestra vida diaria un No como respuesta nos paraliza, nos hace vacilar y posiblemente incomodar; sinembargo, de ahí no pasa. No hemos aprendido de los polos opuestos.

Muy pocos tenemos el temple para saber emplear un No como semilla de sabiduría, porque estamos en constante búsqueda de respuestas no esperadas.

Un No me enseña a pensar de otra manera.
Un No me enseña a plantear preguntas de distinta forma.
Un No me da la oportunidad de aprender algo desconocido.
Un No me exige pensar con otra claridad.
Un No me exige administrar mi respuesta emocional.
Un No me da oportunidad de ampliar mi criterio.
Un No me pide respetar el decir de la otra persona.
Un No me enseña más que un Si.

Hasta pronto.

19/7/18

Yo, el No.




Es lo primero que se le enseña a un bebé: “decir No, con su movimiento de cabecita.”

Ese es el momento de mi nacimiento.
Me “bautizaron” con el nombre: No

Mi nombre  ha hecho tanto daño como provecho.
Mi nombre es el más pronunciado cada día.
Mi nombre es tan bueno como malo.

Yo, soy el causante de muchas desgracias; sin embargo, también de muchas gracias.

Yo soy un monosílabo fácil de pronunciar y difícil de olvidar.
Yo soy una palabra  que tienes que aprender a pronunciar.

Para pronunciar mi nombre tienes que ser una persona llena de madurez.
Mi nombre debes pronunciarlo a tiempo, con sinceridad y sin arrepentimiento.
Mi nombre estará a tu disposición para tu bienestar, tu seguridad y tu fortuna.
Mi nombre lo debes pronunciar bajo tu propia responsabilidad.

Me crearon con un propósito: hacer el bien a todos.

Cuidado conmigo. ¿no?

Hasta pronto.

10/7/18

“Un pasado que puede incomodar un presente y puede bloquear un futuro.”



Estimada(o) amiga(o):

Tengo deseos de enviarte una carta para tratar de poner en orden tus ideas, comportamientos, enfados o enojos.

Si compartes tu vida con alguien con responsabilidades familiares del pasado, toma en cuenta lo que voy a escribir.

Bien sabes que quieres compartir o compartes tu presente soñando un futuro con alguien; ese alguien, como tu, tienen su pasado.
Ese pasado tiene un peso específico para cada quien, no para la pareja que están formando.
Este es el primer elemento que tienes que sopesar: La responsabilidad moral y económica hacia los hijos nacidos antes de empezar ustedes una relación.

Conoce bien cuánto cuesta ese pasado en dinero, en deberes morales, presenciales y conductuales.
El pasado de alguien tiene un costo:
Una vez que tengas ese dato, tienes qué decidir si aceptas a tu pareja con lo que le queda para ti y los hijos que vayan a procrear.
No lo(a) enjuicies, no lo(a) minimices, no lo(a) condenes. Respeta esa otra vida real, vivida y con deberes para muchos años.
No interfieras en eso; no es de tu propiedad el pasado de seres desconocidos. Ni tu amor es la razón para dejar u olvidar ese tiempo. Nada fácil es esta decisión, lo sé.

Además, el amor que sientas por él o ella no será tan grande como para eliminar ese pasado. Acepta, simplemente, con lo que le queda. Punto.

Ese alguien con ese pasado ya salió de algunas batallas emocionales, de autoestima, de pérdidas desconocidas.
Ese alguien merece el respeto por el simple hecho de querer compartir su vida, “no rehacerla”.
Nadie rehace su vida; empieza una nueva forma de vivir, cambia de ciudad, de trabajo, de ideas, de compañías, de sueños, de hábitos y de esperanzas.

Pues bien, el pasado se explica una sola vez -sin decir nombres- y queda sellado para siempre.
La “plusvalía” del amor presente no se dará eliminando el valor obligado del pasado.
Pues bien, si ya sabías que tu pareja tenía un deber en su pasado, ¿qué afán el tuyo de molestarte cada vez que tu pareja tiene que enfrentar su deber generado en el pasado, practicado en el presente y obligado en el futuro?

Por favor, no aceptes a alguien cuyo pasado no te pertenece, si es que te vas a convertir en juez(a) de su vida anterior y responsabilidades de siempre.

¡Cuidado con los juegos del amor o del yo egoísta!

Hasta pronto.

8/7/18

No me digas...(2)



No me digas lo que esperas, dime lo que intentas.
No me digas lo que intentas, dime lo que buscas.
No me digas lo que buscas, dime lo que encuentras.
No me digas lo que recuerdas, dime lo que olvidas.
No me digas lo que escondes, dime lo que enseñas.
No me digas lo que pides, dime lo que invitas.
No me digas lo que recibes, dime lo que das.
No me digas lo que escribes, dime lo que lees.
No me digas lo que sueñas, dime lo que logras.

No me digas hasta siempre, dime, simplemente, hasta pronto.

4/6/18

¿Es realmente el perdón una de las pruebas del amor?


Debo decir que, en ocasiones tomo temas difíciles y sensibles para muchas personas; en lo personal es un tema muy racional que requiere de análisis y “darse cuenta” del comportamiento de los seres.
Una vez, hace varios años, me pidió un padre de familia que yo le enseñara a su hijo a pedir perdón por algo que había hecho. Le contesté con una pregunta: ¿Enseñaste a tu hijo a no ofender a los demás?...Su respuesta fue: No.
(Usted, estimado lector, concluya lo que respondí e hice.)


En estos dos milenios y fracción se ha pregonado y se ha enseñado a diestra y siniestra, en cientos y millones de veces, la carta de Pablo, en la que habla de que “el amor, todo lo perdona”. Sin embargo, no se ha enseñado ni comentado cómo racionalizar, analizar y concluir esta aseveración.

Si estamos hablando del amor, si estamos enseñando a amar ¿de dónde emerge el concepto "del perdón"? ¿Acaso es una predisposición para ofender al ser o seres amados?

¿Nos estamos, acaso, poniendo un huarache especial antes de que nos espinen o espinar a otros?.
O ¿nos estamos justificando, de antemano, recordando que “es propio del ser humano errar”. Esta es otra justificación que nos limita a enaltecer la relación con los demás a través de amor.

Si vas a amar, entonces ama. No le quites el tiempo a las personas, no tienes por qué abusar de la buena voluntad o del hábito desarrollado de “estar contigo, y de amarte a ti”.
Si ofendes al ser amado, quizá pienses que tienes todavía la garantía del perdón. Y después de ofender, dices que no fue tu intención, que no sabías lo que hacías o decías, que no te diste cuenta del error que estabas cometiendo…Pides otra oportunidad, pides perdón, etc…

Pues bien, todo esto es egoísmo puro, es el ego en todo su esplendor, es el ego “ningunenando”, y “pisoteando” los valores, contenidos y significados del amor de la persona que te ama.

¿Es realmente el perdón una de las pruebas del amor?
O ¿es el amor la razón para no ofender al ser amado?

Hasta pronto.

8/5/18

Los anocheceres son reconfortantes


…y portadores de una oportunidad esperanzadora.

Los anocheceres son para descansar, o compartir una buena charla, o para disfrutar la compañía de la familia.

Las noches sirven para que el espíritu de los seres humanos se refuerce, recupere sus energías empleadas y descanse plácidamente.

El descanso nocturno es un excelente alimento para el desarrollo interior de los seres humanos; la oscuridad invita a un sueño profundo.

Los anocheceres son reconfortantes, placenteros y genuinamente esperanzadores.

Y usted, ¿disfruta del anochecer?

Hasta pronto.

6/5/18

Cuando hay mucho qué decir y poco cómo decirlo...




En ocasiones, los seres humanos nos alejamos de los objetivos y metas previamente establecidos.
Escuché un comentario que me llamó la atención: "Cuando me alejo de mis metas, me doy cuenta que ya no sé qué decir...y menos cómo decirlo."

Esta frase me hizo reflexionar al respecto.
Mi conclusión es que todos los días tenemos mucho qué decir.

Por otra parte, tenemos el deber de aprender más sobre Cómo hablar, escribir, pronunciar y expresar los conceptos de nuestro bello idioma. (Nota: En este caso sería cómo escribir).

Empecemos por eliminar palabras innecesarias, repetitivas, el "muy", el "mas sin embargo", (el mas (es conjunción adversativa) es lo mismo que pero; "pero" se usa para oponer ideas. Ejemplo: "te perdono, mas no olvido".
El sin embargo quiere decir "a pesar de ello"; También, el deberiamos eliminar el "este, este" y muchas otras palabras que no se deben decirse, especialmente las las ofensivas.

Ya me detengo porque no es clase de nuestra lengua. Prefiero invitarte a que todos mejoremos nuestro idioma, que es el segundo más hablado en el mundo.

Hasta pronto.

3/5/18

Yo, la Generosidad, te sonrío.


Ya mis “hermanas, Esperanza, Fe, Voluntad y Disciplina” se presentaron contigo.
Ahora lo hago yo, la más silenciosa de las hermanas y la que guarda en secreto lo que se brinda y comparte: ¡la Generosidad!

Vivo en ti para que compartas lo que eres.. Si, por ejemplo, tienes talento para cantar los demás disfrutan la melodía que interpretas; si tienes talento para hacer esculturas, los demás se complacen en observar tus obras. Si posees virtudes como la paciencia, los demás se sienten respetados; si tienes la habilidad para hacer amigos, ellos aprenden de tu conocimiento y sabiduría.
En fin, eres la suma de virtudes, cualidades, habilidades y talentos. Tu memoria e inteligencia. Tu ser y tu existencia.

Vivo en ti para que compartas lo que tienes. Si tienes ropa, calzado, juguetes, muebles, etc.. que no uses y que estén en buen estado, por favor compártelo con quienes no tienen.

Vivo en ti para que compartas lo que sabes. Enseña bien a tus hijos; enseña mejor a tus alumnos y enseña a los demás con tu sabiduría.

Yo, la Generosidad, te sonrío y te recuerdo que “vivo en ti para compartir tus logros”, aunque eso lo decides tu.

Hasta pronto.

1/5/18

Yo, la Voluntad te muevo.


Se dice que yo, la Voluntad, “hago que decidas fáclimente, elijas razonadamente y actúes consistentemente para que logres lo que anheles”.

Si decides usarme y si sabes elegir tus propósitos no habrá nada, ni nadie que detenga tus alcances.
Tendrás y sentirás Esperanza, Fe y Disciplina, pero sin mi no logras absolutamente nada. Mi otra hermana “la Disciplina” facilita mi presencia. Conmigo lograrás lo que sueñes, desees, quieras o se te ocurra alcanzar.

Hay personas que dicen saber muchas cosas, pero no quieren ponerlas en práctica; se conforman con decir que saben. Otras dicen que pueden hacer las cosas mejor que otras personas, pero no desean demostrarlo. Otras dicen: quiero lograr algo; pero si no sé… lo aprenderé y podré hacerlo…simplemente porque ¡QUIERO!.

Yo, la Voluntad, hago cosas mágicas; solo céntrate en el objetivo, concentra tus fuerzas, tu tiempo y no te desvíes. Vivirás la gracia de tu vida al tener contigo tus sueños, propósitos y deseos en tus manos. Usame. No me cambies por una cápsula para bajar de peso.

La Esperanza te anima, la Fe te energiza, pero yo te muevo.
Eso lo tendrás que comprobar tu.

Hasta pronto.

30/4/18

Yo, la Fe, te saludo.


Por cierto dicen que muevo montañas. Y eso es verdad.
Quiero decirte que eso no lo tomes al pie de la letra.

“Mover montañas” quiere decir que cuando me usas, empezarás a mover pensamientos negativos, imaginaciones incómodas, dudas destructivas y otros obstáculos inesperados que te impiden lograr tus sueños y/o alcanzar tus metas.

Esas montañas son los impedimentos e incapacidades que tu mismo(a) te impones. Esos obstáculos pueden ser tus miedos; esos que pueden ser del tamaño de una montaña. También, la inseguridad que puedas sentir; la impaciencia que puedas vivir por no alcanzar los resultados a tiempo. Las dudas, te hacen llegar a lo más profundo de un abismo que te impiden ascender.

Si me usas, tienes la posibilidad de sentir una seguridad interior que te acompaña paso a paso en tu recorrido al logro de tus objetivos.

Sabrás que me usas porque sentirás una paz interior que te doy cuando me permites estar contigo; me permites estar dentro de ti y no te permites sentir duda alguna.

Sabrás que yo, la Fe, estoy contigo cada vez que eres capaz de resolver tus problemas, tus inquietudes y por vencer tus miedos.

Yo, la Fe, estoy y vivo en ti porque tu eres quien mueve esas montañas... si crees en ti mismo(a).

Hasta pronto.

29/4/18

Yo, la Esperanza, vivo en ti. ¿Sientes cómo vibro en tí?


Yo, la Esperanza, habito en tu ser interior porque debes creer que habrás de tener lo que es posible conseguir. Todo depende cómo me alimentes: en base a la fe o en base a un plan definido para alcanzar lo que te propongas.

Yo, la Esperanza, hago que las cosas suceden, si es que esas cosas son para el bien común y para un mundo mejor, no solo para ti. Si esperas recuperar tu salud es para seguir viviendo y enfocando tus fuerzas para hacer el bien, respondiendo por tus deberes y haciendo las cosas de una mejor manera.

Debo ser sincera contigo: Yo, la Esperanza solamente soy alguien que te anima, entusiasma y ayuda a mantener tu espíritu optimista ante tus deseos y sueños. Tu, tienes que hacer las cosas para alcanzarlos.

Yo, la Esperanza no cumplo caprichos, ni antojos, “ni enderezo jorobados”.
Yo, la Esperanza soy la más mencionada pero la menos usada de tus facultades internas.
Yo, la Esperanza junto con mis “hermanas, (las otras facultades)”, la Fe, la Disciplina, la Voluntad y la Generosidad hacemos posible todos los sueños que tengas. Es cuestión de saber estar en sintonía con nosotras: tus facultades. Somos “verdaderas hadas en tu ser”, y no seres de fantasía, ni intangibles, ni etéreas.

Mi “hermana la Fe”, por cierto, dicen que “mueve montañas”. Eso tendrás que vivirlo.

Mi “hermana la Voluntad” se dice que “decide, elige y actúa para que vayas a donde desees y logres lo que anhelas”. Eso lo tendrás que comprobar.

Mi “hermana la Disciplina” exige orden, respeto y puntualidad para iniciar las tareas. Eso lo tendrás que exhibir.

Finalmente, mi “hermana la Generosidad” “vive en ti para compartir logros”. Eso lo tendrás que demostrar.

Yo, la Esperanza, sencillamente “refuerzo tu ánimo para que formes nuevos y mejores mundos”.
Esos los tendrás que diseñar solo tu.

Hasta pronto.

28/4/18

Cuando nada tengas que decir, mejor escríbelo.


Plasma en un papel las ideas y reflexiona al respecto.

A veces nos quedamos sin palabras, no sabemos qué decir, y, menos, cómo decirlo.

Cuando vemos paisajes nunca antes visto nos quedamos boquiabiertos y no se nos ocurre decir nada. Esto nos sucede porque nos hemos quedado extasiados por lo que contemplamos. La naturaleza está llena de bellezas. La naturaleza es bella.

La puesta de sol de antier día fue maravillosa (como la de todos los días). Sucede que andamos absortos en cosas tal vez triviales, y nos hemos olvidado de contemplar la hermosura que nos dá la vida en sus amaneceres y atardeceres. No enfocamos más a la fatiga que a la belleza que alivia el cansancio por el solo hecho de cotemplarla por unos instantes.

Cuando tengas algo que decir, por favor, exprésalo cuanto antes.
Y si nada tienes que decir, entonces escríbelo.

Hasta pronto.

27/4/18

Un instante basta para cambiar una vida...


Todos los días suceden cosas inesperadas que pueden cambiar nuestra vida. A esto le llamo la Vida.
Por eso he compartido temas tales como: La vida, la de cada quien", o bien "Cada quien elige sus batallas".

Las cosas, las conductas, los resultados, las decisiones de terceras personas son las que, en muchas ocasiones, llamamos "los sucesos inesperados de la vida". Y , estimado lector, no son los sucesos inesperados de la vida lo que nos puede cambiar. Lo que debemos cambiar es LA O LAS EXPECTATIVAS QUE TENEMOS SOBRE SEGUNDAS O TERCERAS PERSONAS. Expectativas no enunciadas, no comentadas y menos NO negociadas.

Muchas personas sufren, sienten que "su vida se descarrila", sienten que "pierden la brújula" por sucesos, decisiones y resultados del comportamiento de otras personas. En ese momento, suceden una serie de conjeturas, totalmente subjetivas"; buscamos razones en Tierra, Cielo y Mar de ¿por qué sucedieron esas cosas?.

En muchas ocasiones, he comentado o les he hecho una pregunta: ¿Por qué no?. ¿Acaso creemos que por el simple hecho de ser personas maduras, no se van a presentar sucesos inesperados?.

Son dolorosos porque nosotros les hemos dado el valor de suceso inesperado y de dolor inmerecido.
Quiero decirles que en este momento estoy haciendo de cuenta que estoy hablando a un grupo de personas que "dicen que no merecen esos sufrimientos". Yo les digo, con objetividad que el sufrimiento es voluntario y que hagan un análisis de ese dolor.

¿Qué se perdió realmente?. Tienen que ser muy honestos con ustedes mismos. No acepto ninguna respuesta tal como: "¿Qué van a pensar los demás?. Los demás, quizá ni piensen, ni les interese tu vida. Les recuerdo que a los demás también les pueden llegar sucesos inesperados, inimaginados y no concebidos en su mente.

Un instante basta para cambiar tu vida o la de cada quien. Reflexionemos al respecto!

Hasta pronto.

26/4/18

Me llamo: Culpa, mis apellidos Portales y Cuales.


Debo comentar que, en lo personal, soy enemigo acérrimo de la palabra culpa. Sin embargo, sé que muchas personas la emplean en su vida diaria. Es por esa razón que comparto esta reflexión. Así que empecemos.

Un ejemplo muy común para “culpar a otros” es el siguiente:
En las relaciones interpersonales: yo “espero, deseo y me ilusiono” del trato que alguien me da, y eso me hace sentir muy bien. Esto quiere decir que yo estoy depositando en conductas de otros: mi alegría, tranquilidad y felicidad . Si esa persona (en quien he depositado "mi confianza"), cambia su comportamiento, entonces surge una decepción en la persona que estaba recibiendo esos “buenos tratos”. 


Cuando llega la decepción, se culpa a los demás por el sufrimiento o abatimiento que se está viviendo; en ese momento, surge algo en el interior que dice: “no perdonaré lo que me hiciste sentir con tu ausencia o con tus tratos”; “tu eres el o la culpable de mi estado de ánimo”, “haz hecho que no vuelva a creer en nadie”.

Estimado lector:
a) Usted o yo no debemos poner nuestra alegría de vivir en comportamientos ajenos. Nosotros nos dañamos a nosotros mismos por eso; sin embargo, es posible que culpemos a otros por esas sensaciones.
b) Nosotros somos los “culpables” de nuestra ignorancia, irresponsabilidad, mediocridad, miedos, por esperar que los demás se comporten de acuerdo a nuestros intereses, gustos y preferencias.
c) Creo que ya es tiempo de dejar de hacernos tontos(as) culpando a los demás por nuestra falta de madurez para poder vivir sin dependencias enfermizas.
d) Una cosa es compartir nuestra vida con alguien y otra es depender emocionalmente de ese alguien.
e) Algunas personas creemos que nuestra negligencia, o irresponsabilidad, o ignorancia se debe a CULPAS de otros: Ejemplo “Ese maestro no sabe enseñar, por eso reprobé la materia”. “Mi papá no trabaja, por eso no estudio?. “Yo no creo en nadie, porque me decepcionaste”, etc.

Debemos aprender a tomar nuestra vida en serio y no buscar, ni hacer falsos perdones para seguir cometiendo los mismos errores y/o las mismas omisiones.

Además, no demos vida a la señora Culpa Portales y Cuales.

Hasta pronto.

25/4/18

YO, el sufrimiento.


Yo, el sufrimiento, esperaba con ansia mi turno para que alguien escribiera o describiera lo que no soy, porque creo que confunden mi nombre con algo que desconozco.

Para que me identifiques mejor, Yo, el sufrimiento, no existo. Tu me "haces realidad", "me nombras", en mi nombre derramas lágrimas, en mi nombre buscas culpables de tus "desgracias".

Debo decirte que Yo, el sufrimiento, solo existo en tu voluntad. Muchas veces te han dicho que El sufrimiento "es voluntario", el dolor No. Pues bien, yo vivo en tu voluntad y de tu voluntad.

Te pido que me eches de tu vida diaria, te pido que nunca, nunca más me vuelvas a mencionar.
Tu no sufres; probablemente, tienes carencias, insuficiencias o deficiencia. Por favor, no digas que sufres.

Creo que la ignorancia también ha provocado mi presencia, en lugar de buscar la sabiduría, el estudio la disciplina, el esfuerzo, la perseverancia y otras cualidades que exigen concentración, tiempo y cuidado...pero es "más fácil sufrir."

Yo, el sufrimiento, soy más mencionado que una conocida mía llamada: gratitud.
Yo, el sufrimiento, soy "más experimentado" que la palabra Esperanza.
Yo, el sufrimiento, estoy más presente en la vida, que la alegría, la algarabía, el placer, la dulzura,
Yo, el sufrimiento, tengo un apellido muy feo: mi apellido es Amargura.

Deconozco quien empezó a utilizar mi nombre. No creas que por sufrir vas a tener premios especiales de la vida, que por sufrir eres mejor persona que otros. Eso no es verdad.

Yo, el sufrimiento, no sé de alegrías, ni de algarabías.

Yo, el sufrimiento, que esperaba con ansia mi turno, te escribo y te pido que:
Ni sufras, ni amargues, ni te amargues. Vive la vida, tu bella vida, jamás tu "sufrida vida."

Hasta pronto.

22/4/18

Ellas, las dos hermanas


Ellas crecieron bajo el amor y cuidados de su mamá. Su mamá se llamaba Angélica.
Ellas, las dos hermanas, crecieron con enseñanzas de obediencia y sueños de paciencia.
Ellas, las dos hermanas, viven con alegrías, emociones y aromas de perdones.
Ellas, las dos hermanas, viven su vida a su manera, con sonrisas en el alma y dolores en el tiempo.
Ellas, las dos hermanas, de niñas, llevaban flores a la Virgen; de adultas llevan flores a la tumba de su amada y extrañada madre.
Ellas, las dos hermanas, conversan, sonrien, lloran y se despiden con un hasta mañana.
Ellas, las dos hermanas, comparten recuerdos, experiencias y esperanzas.
Ellas, las dos hermanas, son seres humanos que viven su día y silban al viento.
Ellas, las dos hermanas, son hijas de la Fe por un mundo mejor y la Esperanza de convivir en familia.
Ellas, las dos hermanas, son mis hermanas.

Hasta pronto.