27/9/18

Nuestra vida dura un solo instante.(II)


En un instante nos conciben. Toda nuestra vida se convierte en un solo instante y, desafortunadamente, en un solo instante la podemos perder.

Es definitivo lo que he dicho en mis seminarios y talleres: la vida está "hecha de pedacitos" (pedacitos = instantes);
Pedacitos de alegría, pedacitos de tristeza,
Pedacitos de dulzura, de amargura,
Pedacitos de luz, de oscuridad,
Pedacitos de esperanza, de logro,
Pedacitos de silencio y de gritos.
Pedacitos de sed y de saciedad
Pedacitos de verdad y de mentira.
Pedacitos de salud y de enfermedad.
Pedacitos de promesas y de incumplimientos.
Pedacitos de fe y de incredulidad.


Es hermosamente grato decir que es posible vivir los instantes de la vida a plenitud si llenamos cada instante de nuestra vida con acciones contundentes, pensamientos efectivos y resultados positivos.

Recuerdo una sonrisa en una vieja fotografía, esa sonrisa ha marcado los instantes de mi vida.
Puedo afirmar que los instantes de la vida, TODOS, al hacer las cosas, al tratar a los demás, al enfrentarnos a las turbulencias inesperadas los podemos colorear con una agradable y cálida sonrisa; la sonrisa de cada quien.

Si nuestra vida dura un solo instante, nuestra sonrisa durará una eternidad.
Hasta pronto.