4/6/18

¿Es realmente el perdón una de las pruebas del amor?


Debo decir que, en ocasiones tomo temas difíciles y sensibles para muchas personas; en lo personal es un tema muy racional que requiere de análisis y “darse cuenta” del comportamiento de los seres.
Una vez, hace varios años, me pidió un padre de familia que yo le enseñara a su hijo a pedir perdón por algo que había hecho. Le contesté con una pregunta: ¿Enseñaste a tu hijo a no ofender a los demás?...Su respuesta fue: No.
(Usted, estimado lector, concluya lo que respondí e hice.)


En estos dos milenios y fracción se ha pregonado y se ha enseñado a diestra y siniestra, en cientos y millones de veces, la carta de Pablo, en la que habla de que “el amor, todo lo perdona”. Sin embargo, no se ha enseñado ni comentado cómo racionalizar, analizar y concluir esta aseveración.

Si estamos hablando del amor, si estamos enseñando a amar ¿de dónde emerge el concepto "del perdón"? ¿Acaso es una predisposición para ofender al ser o seres amados?

¿Nos estamos, acaso, poniendo un huarache especial antes de que nos espinen o espinar a otros?.
O ¿nos estamos justificando, de antemano, recordando que “es propio del ser humano errar”. Esta es otra justificación que nos limita a enaltecer la relación con los demás a través de amor.

Si vas a amar, entonces ama. No le quites el tiempo a las personas, no tienes por qué abusar de la buena voluntad o del hábito desarrollado de “estar contigo, y de amarte a ti”.
Si ofendes al ser amado, quizá pienses que tienes todavía la garantía del perdón. Y después de ofender, dices que no fue tu intención, que no sabías lo que hacías o decías, que no te diste cuenta del error que estabas cometiendo…Pides otra oportunidad, pides perdón, etc…

Pues bien, todo esto es egoísmo puro, es el ego en todo su esplendor, es el ego “ningunenando”, y “pisoteando” los valores, contenidos y significados del amor de la persona que te ama.

¿Es realmente el perdón una de las pruebas del amor?
O ¿es el amor la razón para no ofender al ser amado?

Hasta pronto.

8/5/18

Los anocheceres son reconfortantes


…y portadores de una oportunidad esperanzadora.

Los anocheceres son para descansar, o compartir una buena charla, o para disfrutar la compañía de la familia.

Las noches sirven para que el espíritu de los seres humanos se refuerce, recupere sus energías empleadas y descanse plácidamente.

El descanso nocturno es un excelente alimento para el desarrollo interior de los seres humanos; la oscuridad invita a un sueño profundo.

Los anocheceres son reconfortantes, placenteros y genuinamente esperanzadores.

Y usted, ¿disfruta del anochecer?

Hasta pronto.

6/5/18

Cuando hay mucho qué decir y poco cómo decirlo...




En ocasiones, los seres humanos nos alejamos de los objetivos y metas previamente establecidos.
Escuché un comentario que me llamó la atención: "Cuando me alejo de mis metas, me doy cuenta que ya no sé qué decir...y menos cómo decirlo."

Esta frase me hizo reflexionar al respecto.
Mi conclusión es que todos los días tenemos mucho qué decir.

Por otra parte, tenemos el deber de aprender más sobre Cómo hablar, escribir, pronunciar y expresar los conceptos de nuestro bello idioma. (Nota: En este caso sería cómo escribir).

Empecemos por eliminar palabras innecesarias, repetitivas, el "muy", el "mas sin embargo", (el mas (es conjunción adversativa) es lo mismo que pero; "pero" se usa para oponer ideas. Ejemplo: "te perdono, mas no olvido".
El sin embargo quiere decir "a pesar de ello"; También, el deberiamos eliminar el "este, este" y muchas otras palabras que no se deben decirse, especialmente las las ofensivas.

Ya me detengo porque no es clase de nuestra lengua. Prefiero invitarte a que todos mejoremos nuestro idioma, que es el segundo más hablado en el mundo.

Hasta pronto.

3/5/18

Yo, la Generosidad, te sonrío.


Ya mis “hermanas, Esperanza, Fe, Voluntad y Disciplina” se presentaron contigo.
Ahora lo hago yo, la más silenciosa de las hermanas y la que guarda en secreto lo que se brinda y comparte: ¡la Generosidad!

Vivo en ti para que compartas lo que eres.. Si, por ejemplo, tienes talento para cantar los demás disfrutan la melodía que interpretas; si tienes talento para hacer esculturas, los demás se complacen en observar tus obras. Si posees virtudes como la paciencia, los demás se sienten respetados; si tienes la habilidad para hacer amigos, ellos aprenden de tu conocimiento y sabiduría.
En fin, eres la suma de virtudes, cualidades, habilidades y talentos. Tu memoria e inteligencia. Tu ser y tu existencia.

Vivo en ti para que compartas lo que tienes. Si tienes ropa, calzado, juguetes, muebles, etc.. que no uses y que estén en buen estado, por favor compártelo con quienes no tienen.

Vivo en ti para que compartas lo que sabes. Enseña bien a tus hijos; enseña mejor a tus alumnos y enseña a los demás con tu sabiduría.

Yo, la Generosidad, te sonrío y te recuerdo que “vivo en ti para compartir tus logros”, aunque eso lo decides tu.

Hasta pronto.

1/5/18

Yo, la Voluntad te muevo.


Se dice que yo, la Voluntad, “hago que decidas fáclimente, elijas razonadamente y actúes consistentemente para que logres lo que anheles”.

Si decides usarme y si sabes elegir tus propósitos no habrá nada, ni nadie que detenga tus alcances.
Tendrás y sentirás Esperanza, Fe y Disciplina, pero sin mi no logras absolutamente nada. Mi otra hermana “la Disciplina” facilita mi presencia. Conmigo lograrás lo que sueñes, desees, quieras o se te ocurra alcanzar.

Hay personas que dicen saber muchas cosas, pero no quieren ponerlas en práctica; se conforman con decir que saben. Otras dicen que pueden hacer las cosas mejor que otras personas, pero no desean demostrarlo. Otras dicen: quiero lograr algo; pero si no sé… lo aprenderé y podré hacerlo…simplemente porque ¡QUIERO!.

Yo, la Voluntad, hago cosas mágicas; solo céntrate en el objetivo, concentra tus fuerzas, tu tiempo y no te desvíes. Vivirás la gracia de tu vida al tener contigo tus sueños, propósitos y deseos en tus manos. Usame. No me cambies por una cápsula para bajar de peso.

La Esperanza te anima, la Fe te energiza, pero yo te muevo.
Eso lo tendrás que comprobar tu.

Hasta pronto.

30/4/18

Yo, la Fe, te saludo.


Por cierto dicen que muevo montañas. Y eso es verdad.
Quiero decirte que eso no lo tomes al pie de la letra.

“Mover montañas” quiere decir que cuando me usas, empezarás a mover pensamientos negativos, imaginaciones incómodas, dudas destructivas y otros obstáculos inesperados que te impiden lograr tus sueños y/o alcanzar tus metas.

Esas montañas son los impedimentos e incapacidades que tu mismo(a) te impones. Esos obstáculos pueden ser tus miedos; esos que pueden ser del tamaño de una montaña. También, la inseguridad que puedas sentir; la impaciencia que puedas vivir por no alcanzar los resultados a tiempo. Las dudas, te hacen llegar a lo más profundo de un abismo que te impiden ascender.

Si me usas, tienes la posibilidad de sentir una seguridad interior que te acompaña paso a paso en tu recorrido al logro de tus objetivos.

Sabrás que me usas porque sentirás una paz interior que te doy cuando me permites estar contigo; me permites estar dentro de ti y no te permites sentir duda alguna.

Sabrás que yo, la Fe, estoy contigo cada vez que eres capaz de resolver tus problemas, tus inquietudes y por vencer tus miedos.

Yo, la Fe, estoy y vivo en ti porque tu eres quien mueve esas montañas... si crees en ti mismo(a).

Hasta pronto.

29/4/18

Yo, la Esperanza, vivo en ti. ¿Sientes cómo vibro en tí?


Yo, la Esperanza, habito en tu ser interior porque debes creer que habrás de tener lo que es posible conseguir. Todo depende cómo me alimentes: en base a la fe o en base a un plan definido para alcanzar lo que te propongas.

Yo, la Esperanza, hago que las cosas suceden, si es que esas cosas son para el bien común y para un mundo mejor, no solo para ti. Si esperas recuperar tu salud es para seguir viviendo y enfocando tus fuerzas para hacer el bien, respondiendo por tus deberes y haciendo las cosas de una mejor manera.

Debo ser sincera contigo: Yo, la Esperanza solamente soy alguien que te anima, entusiasma y ayuda a mantener tu espíritu optimista ante tus deseos y sueños. Tu, tienes que hacer las cosas para alcanzarlos.

Yo, la Esperanza no cumplo caprichos, ni antojos, “ni enderezo jorobados”.
Yo, la Esperanza soy la más mencionada pero la menos usada de tus facultades internas.
Yo, la Esperanza junto con mis “hermanas, (las otras facultades)”, la Fe, la Disciplina, la Voluntad y la Generosidad hacemos posible todos los sueños que tengas. Es cuestión de saber estar en sintonía con nosotras: tus facultades. Somos “verdaderas hadas en tu ser”, y no seres de fantasía, ni intangibles, ni etéreas.

Mi “hermana la Fe”, por cierto, dicen que “mueve montañas”. Eso tendrás que vivirlo.

Mi “hermana la Voluntad” se dice que “decide, elige y actúa para que vayas a donde desees y logres lo que anhelas”. Eso lo tendrás que comprobar.

Mi “hermana la Disciplina” exige orden, respeto y puntualidad para iniciar las tareas. Eso lo tendrás que exhibir.

Finalmente, mi “hermana la Generosidad” “vive en ti para compartir logros”. Eso lo tendrás que demostrar.

Yo, la Esperanza, sencillamente “refuerzo tu ánimo para que formes nuevos y mejores mundos”.
Esos los tendrás que diseñar solo tu.

Hasta pronto.