Entradas

¿Es la Vida justa o injusta con nosotros?

Para efectos de este tema he elegido este título por una razón especial: un(a) entrañable amigo(a) que está recibiendo “resolanas emocionales que pueden dañarlo(a)” por el simple hecho de estar cerca de seres queridos y con quienes parece que la Vida está siendo injusta.

Mi reflexión,pensamientos y conceptos que voy a compartir surgen de lo más profundo de mi ser y son totalmente íntimos porque son mis convicciones y mis armas para vivir de frente ante las vicisitudes; son enseñanzas que asimilé desde mi temprana edad y enseñadas por mi gran padre kikapú llamado Calmar: mi padre biológico, mi padre-guía, mi padre-ejemplo,, que además de darme vida, me dio las armas para vivir a mi manera.

Creo que ya basta de tanta introducción. Escribo:
Es posible que pensemos que, por el simple hecho de considerarnos seres que por usar la honorabilidad, la bondad, generosidad, gratitud, confianza, fe y demás valores teologales, nos hemos protegido de circunstancias que nos provoqu…

"Ser y Hacer la Diferencia."

“Ser y Hacer la Diferencia” es algo muy natural; es volver a lo básico: es volver a pedir las cosas por favor, es saber agradecer, es saber sonreir, es saber enfrentarse con valor a las responsabilidades diarias, sin emitir queja, ni crítica, ni condena alguna.

"Ser y Hacer la Diferencia" es ser totalmente coherente entre lo que se dice y se hace; es cumplir a cabalidad tus compromisos; es empezar a tiempo y retirarte a tiempo de tus labores.

"Ser y Hacer la Diferencia" nos coloca en el sitio del interesarnos por los demás, en sus derechos y necesidades; por supuesto, ejecutando alguna acción para convertirlo en realidad.

"Ser y Hacer la Diferencia" es proteger y brindar un trato amable a niños, mujeres, personas de la tercera edad.

"Ser y Hacer la Diferencia" es enseñar a los demás para que vivan libres e independientes del maestro mismo.

"Ser y Hacer la Diferencia" es curar a las personas no solo de sus males, sino t…

¿Ser amigo del hermano o hermano del amigo?

Esta disyuntiva es muy interesante. Ser amigo de un hermano va más allá del lazo de consanguineidad.
Ser amigo del hermano es hablar con él sobre sus yerros y errores.
Ser amigo del hermano es estar atento a su vida diaria.
Ser amigo del hermano es recordarlo con frecuencia y buscarlo con alegría.

Ahora bien, ser hermano del amigo es ofrecer algo más que la amistad.
Es ofrecer un lazo indisoluble de sangre.
Es ofrecer un afecto totalmente familiar.
Es ofrecer una mesa, un alimento y una copa de vino.
Es ofrecer lo mejor de uno mismo.

Usted es hermano de su amigo o es amigo de su hermano.

Saludos.

¿Usa usted ropa “de marca”?

Elegí este título porque he escuchado esa pregunta en muchas ocasiones. Y eso me sirvió de reflexión personal. Esta tarde, mi inteligente colega Lissette, me animó a escribir algo al respecto.
Empiezo por preguntarme ¿qué nos está pasando?. Y sigo preguntándome: ¿...comprar ropa o cosas “de marca” de alguien desconocido por casi todos y/o reconocido por su apellido solamente, nos hace sentir muy bien; nos hace sentir ubicados en diferentes escalones de la vida social.? Por otra parte, ¿hablar o expresar las ideas de otra manera, con acentos diferentes o vocalizaciones extrañas nos “ayuda a ubicarnos en otros estratos socio-económicos? Entonces, vuelvo a preguntarme: ¿qué nos está pasando?
¿En dónde nos desviamos para cambiar los valores inmateriales por lo materiales?
¿En dónde nos “restamos” (solo yo, nada más que yo; los demás, no existen, ni importan) para crear nuevos valores. Por ejemplo,  ¿el hablar de diferente manera y sentir ser y pertenecer a otra categoría de mortales.? ¿Usar calzad…

Hay historias que se viven pero no se escriben…(2)

Cada quien "vive su propia historia" aunque no la escriba. La que escuché esta mañana fue de gran aprendizaje y admiración. Tres personas vivieron una experiencia impensada: se dieron cuenta que un familiar posee una personalidad bipolar, mitómana, supresiva y absorbente. Ellas reflexionaron al respecto y concluyeron que vivieron una historia inesperada y aleccionadora.

"Escribir una historia de vida" es darse cuenta de los avances de los proyectos, ideales o sueños. Es darse cuenta de lo que se aprende y pone en práctica. En fin, es darse cuenta de lo que se vive y de lo que se niega vivir.

Todos los días hay algo nuevo que vivir para escribir, especialmente el día que no se había vivido en toda la eternidad. Ese día es hoy. Esa historia la vivida hoy todavía no escrita.
La historia, la hermosa historia del día de hoy está siendo muy provechosa, retadora, esperanzadora y ensoñadora.

Si este es un nuevo día entonces, hay que escribir lo que queremos que su…

¿Qué nos pasó? O ¿qué nos está pasando?

No voy a comparar a las personas de ayer con las de hoy. Simplemente, voy a escribir lo que estoy observando, en términos generales; por supuesto, hay excepciones…y parece que la excepción es la que nos indica cómo podríamos mejorar.

Iniciemos con algunos lugares de mi patria:
Hace 50 años:
Había ríos, cascadas, lagos, lagunas y arroyos de agua clara y limpia; en ellos no tirábamos basura (sería porque no teníamos nada que tirar).
Había gente que respetaba a los ancianos, mujeres y niños.
Normalmente, las personas eran responsables de sus deberes; los padres dedicados a su trabajo para llevar el sustento; las madres, dedicadas a los quehaceres de su hogar, al cuidado y formación de sus hijos.
Los maestros dedicados a la enseñanza de los alumnos, no solo para “aprobar el año” sino para hacer una vida mejor.
Los trabajadores del gobierno, dedicados a atender a los ciudadanos.
El lenguaje que usábamos los adultos era normal. Las malas palabras las decíamos entre los hombres…

Algo divertido sobre recuerdos y olvidos…

He olvidado recordarte. Aunque el olvido recordado no cuenta, el darme cuenta que recordarte ha sido mi olvido, prefiero mil veces haber recordado el olvido, porque simplemente ese olvido ya no cuenta; por lo tanto, hay recuerdo.
He recordado olvidarte. Aunque el recuerdo olvidado no cuenta; el darme cuenta que recordarte ha sido mi olvido, prefiero mil veces no haber recordado ese olvido, porque simplemente ese recuerdo ya no existe; por lo tanto, hay olvido.
Esto lo escribo para olvidar lo olvidado o recordar lo recordado.
Dedico este juego de palabras al deber de olvidar las fallas y recordar los aciertos de la vida. Y, usted ¿olvida o recuerda?
Hasta pronto.
Nota: Este tema es para ejercitar el razonamiento de cada lector y, por supuesto, el mio.