“Había un hombre pobre, tan pobre, tan pobre, que lo único que tenía era dinero.”

Todos sabemos que con el dinero:
Se pueden comprar medicinas, pero no la salud.
Se pueden adquirir enciclopedias, libros y colecciones, pero no la cultura.
Puedes comprar una casa, pero no un hogar.
Puedes tener placer, pero no el amor.


El dinero es un medio, una herramienta de intercambio y de seguridad. El dinero, en sí mismo, lo tienes o te tiene. Lo tienes cuando sabes invertirlo en cosas útiles; te tiene cuando lo cuidas con demasiada y demuestras que lo único que te interesa es tenerlo.

Antes, después o entre el dinero siempre prevalecerán los talentos, las cualidades, las virtudes, los sueños, la fe, la esperanza de cada uno de nosotros por vivir en un mundo mejor. Tener dinero es un bien; saber usar el dinero es una habilidad.

Así que terminaré diciendo que: “Este era un hombre rico, tan rico, pero tan rico que lo único que no tenía era dinero.”

Sugerencias
Aprendamos a emplear e intercambiar dinero por bienes. Cuidemos los bienes que incrementen el patrimonio. no el dinero que se puede depreciar día con día.

Hasta pronto.

Entradas más populares de este blog

Un instante basta para cambiar una vida...

Hola, Cortesía:

Fracaso.