Tema sobre las posadas… (y los hospederos.)


Las Posadas son fiestas populares de origen mexicano, que además se han expandido más allá de México: en Honduras, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y Panamá, durante los nueve días antes de la Navidad es decir, del 16 al 24 de diciembre. Estas fiestas recuerdan a las personas el peregrinaje de María y José desde su salida de Nazareth hasta Belén, donde buscan un lugar para alojarse y esperar el nacimiento del niño Jesús.
Origen
Las primeras celebraciones se basaron en las festividades aztecas; en el México prehispánico celebraban el advenimiento de Huitzilopochtli (Dios de la Guerra) durante la época invernal. A esta época se les llamaba Panquetzaliztli y duraba del 16 al 26 de diciembre.
Las fechas coincidían con aquellas en las que los europeos celebraban la Navidad. Así, esta celebración fue cambiando debido a la evangelización que se realizó en la Nueva España. La imagen de Huitzilopochtli fue sustituida por la de María y José.
(Tema de las Posadas, tomado de Wikipedia).
__________________________________________________________________
La reflexión que sigue es sobre “los hospederos”, quienes tratan de que nuestros aposentos (habitaciones) sean de lo más agradable y limpios posibles.
__________________________________________________________________
Agradecimiento:
Antier estuve en Saltillo, Coahuila de Zaragoza, Mexico hopedado en un hotel de la zona norte: Ahí “los hospederos y aposentadores” (personal de recepción y camaristas, están prestos a que nuestra estancia sea agradable).
Desde este muro les vuelvo a agradecer su trato durante mi hospedaje. Gracias. Javi, Lorena, Lupita y Lidia. Por la noche, está Usiel. Gracias a la camarista porque el aposento me brindó calidez, limpieza y seguridad.
Debo decir que son excelentes personas que nos brindan lo mejor de ellos mismos para que los dias de hospedaje sean placenteros y sigamos con aliento, energía y vigor el viaje de regreso.
A ellos, gracias por el hospedaje…
Hasta pronto.

Entradas más populares de este blog

Un instante basta para cambiar una vida...

Hola, Cortesía:

Fracaso.