Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2015

Dejalos ser!

Permite que cada quien elija su vida, su diversión o su vocación.

El arte de amar a los demás se fundamenta en el respeto de aceptar a los demás como son.
Si quieres llorar, llora.
Si quieres caminar, camina.
Si quieres orar, ora.
Si quieres cantar, canta.
Si quieres vivir, vive.

Cada quien hace de su libertad lo que le plazca.
Cada quien hace de su vida lo que desee.
Cada quien hace de si mismo una obra maestra.

Dejalos ser.
Enséñalos a ser.
Acompañalos a ser.
Amalos siendo, haciendo, pudiendo, queriendo y logrando.

Hasta pronto.


Tengo años sintiéndome como en una bolsa obscura, intento salir y me hundo más.

A todos nos suceden estas cosas, pero no es justo que por un momento de sentirse así quiere decir que toda la vida haya sido así.
Estimada sobrina: eso que sientes se llama vida. La vida tiene todos los colores, sabores y aromas. En este momento, ves el oscuro, pero voltea tu cabeza haca arriba y verás el lado luminoso. Como te conocí desde niña, observé y fui testigo de cómo tus padres te educaron, te llenaron de amor y confianza. Tu amada mamá tejió tus alas y las de todos tus hermanos, no para ser ángeles sino para poder volar.
Mira, esa "bolsa oscura" es la tela del manto de María, Nuestra Madre, que te tiene tan apretada que no te deja ver otra cosa. Da gracias por estar en su regazo.
Intentar salir, no depende de tí, mejor intenta volar, cierra tus ojos, despégate de ese bello manto y emprende el vuelo. Ese vuelo te lleva a donde las personas necesitan de tu trato, tu sonrisa y tu ejemplo.
Si sientes que te hundes, busca la parte más profunda, ya que ella te dará el s…

"Cambio Valiente"

En la red circula un mensaje que se refiere a un interesante proyecto educativo que busca un cambio de fondo y que actualmente se desarrolla en Japón, donde los educadores nipones han dado un paso atrevido y revolucionario, que rompe esquemas tradicionalistas en materia pedagógica, mediante un plan piloto llamado “Cambio Valiente” (Futoji no henkō) que concentra programas educativos tales como: Erasmus, Grundtvig, Monnet, Ashoka y Comenius de los que hablaremos más adelante.
Japón decidió educar a sus niños y jóvenes como “ciudadanos del mundo” y no como japoneses, es decir dejó a un lado la identidad nacional y se lanzó a penetrar a l mundo con todas las herramientas posibles. Hoy en día en las escuelas japonesas no se rinde culto a la bandera, ni a héroes inventados por la historia; ni se canta el himno nacional. Los alumnos ya no creen que su país es superior a otros por el solo hecho de haber nacido allí. Al extinguirse el falso patriotismo ya no será o…

Hijo mio, el tiempo va y viene!

El tiempo llega y tus sueños te enciende.
El tiempo se va y vivencias te deja.

El tiempo regresa y nostalgias te trae.
El tiempo se va y enseñanzas te deja.

El tiempo regresa y experiencias te trae.
El tiempo se va y tus cabellos se lleva.

El tiempo regresa y esperanzas te trae.
El tiempo se va y tus fuerzas se lleva.

El tiempo regresa y mi ausencia te trae.
El tiempo se va y mi presencia se lleva.

(A mi padre Arturo.)


Hasta pronto.

No se puede calificar a nadie como un ser Global si permanecen los límites.

Es la primera vez que voy a tratar un tema muy, muy delicado: las fronteras de los paises.
Si en esta época seguimos DEFENDIENDO terrtorios, entonces no hemos aprendido a usar la inteligencia. Seguimos siendo dominados por la codicia de unos pocos que se autonombran poderosos. Y ésos son quienes pregonan, gritan y presumen de sus empresas Globales. Creo que no se merecen ese calificativo, debería ser otro, ya que global habla de un todo; son negociaciones comerciales, no limitaciones para el desarrollo de los seres humanos. No nos describamos como seres globales si todavía mantenemos fronteras territoriales.
Muchos hombres han hablado de que sueñan con un mundo mejor. Un mundo mejor es aquel en el que vive el respeto a los derechos básicos universales de los seres humanos y no a las garantias de propiedad e intereses de unos pocos. El planeta Tierra no le pertenece a nadie, los océanos no necesitan al Hombre. El Hombre usa o abusa de esas riquezas naturales.
¿A dónde quiero llegar:? …

¿Qué produces?

Es un título muy sencillo que puede tener un sin fin de respuestas de acuerdo al tema, giro o concepto que se esté tratando.

Cuando estás tratando, conversando, comentando, compartiendo o dando respuesta a una pregunta de tu interlocutor, ¿qué produces?, vuelve a ser mi pregunta.

Deseo invitarme e invitarte a tener una conciencia clara de la sensación que dejamos en los demás después de un encuentro o conversación.  Para esto, se requiere una convicción clara y voluntaria de que vas a marcar diferencia por tu trato, vas a inspirar a los demás y vas a tener muy claro que en todo momento producimos o generamos algo: aliento o desaliento, fuerza o debilidad, seguridad o inseguridad en los DEMAS!
Ejemplos: Si tu hijo te hace una pregunta, tú contestas adecuadamente, ¿con qué sensación se quedará tu hijo? Ahora bien, si tu respuesta fue incompleta o incómoda, ¿con qué sensación se queda él?. Este final es a lo que me refiero con la pregunta que he venido haciendome y haciéndote: ¿qué prod…

La Eficiencia como medida.

Toda mi vida laboral está alineada a lo que en las organizaciones llaman Eficiencia.
La eficiencia es una medida que nos indica que, si lo que se produce o fabrica, s¿e hace de acuerdo al tiempo establecido?, entonces podemos hablar de que los productos se fabrican de manera eficiente o bien coon un cien por cien de eficiencia. Pues bien, esas son indicadores dentro de las organizaciones.
Ahora me pregunto dos cosas: Primero ¿qué produzco yo en mi trabajo?. Soy reiterativo: ¿qué produzco?. No se trata de que es lo que hago, se trata del "producto" final de lo que hago. Segundo, ¿cómo establezco el tiempo de ejecución de algo? De esa manera puedo decir que mi vida es eficiente.
Me asaltan otras preguntas: ¿la felicidad es un resultado de la eficiencia?, ¿mi alegría de vivir es resultado de mi eficiencia de comportamiento?.  En este momento no tengo las respuestas, pero sé que las tendré en cualquier momento.
Ahora, me atrevo a preguntarte: ¿Tu vida es eficiente? ¿Qué produce…

Mi Credo.

Comparto con todos ustedes Mi Credo de las personas en desarrollo.  Sugiero su lectura, reflexión, análisis y vivencias.

Creo en mi ser, mi presencia y existencia. Creo en mis sueños, ilusiones y ambiciones. Creo en mis actos conscientes e inconscientes. Creo en mis convicciones y aflicciones. Creo en mi palabra y mi respuesta. Creo en mis sentimientos y emociones. Creo en mi risa y mi silencio. Creo en mi cordura y mi locura. Creo en mi "miel y mi hiel". Creo en mi fe, esperanza y mi amor. Creo en mis conocimientos, habilidades y voluntad. Creo en mi camino y mi destino. Creo en mi vida como regalo y mi muerte como legado. Creo en mí desde ayer hasta siempre.
Hoy creo en mí. Así es.
Por Luis Molina Canales 25 de Agosto del 2010

Los recuerdos contra los sueños.

No se trata de una lucha entre estos dos sustantivos, se trata de un análisis. ¿Cuál ganará?, no lo sé. Tu levantas la mano al ganador.
Los recuerdos no tienen modificación; los sueños los haces y deshaces a tu manera. Los recuerdos son de hechos consumados; los sueños son de ideas que vas a ejecutar. Los recuerdos te provocan sonrisas y, posiblemente, alguna queja; los sueños esperanzas y sublimes deseos de que todo va a salir bien. Los recuerdos nos dejan aprendizajes; los sueños nos dejan esperanzas y nos exigen riesgos. Los recuerdos no están presentes todos los días;  los sueños están latentes cada día hasta que empieces a convertirlos en realidad. Los recuerdos son acciones del pasado; los sueños son ilusiones del futuro. Los recuerdos quedaron en el ayer, los sueños pertenecen a tu mañana.
Me recuerdo y te recuerdo que agradezcas lo vivido y aprendido a tu pasado porque son la base sobre la que construirás tu futuro, con los sueños de este maravilloso presente.
¿Quién gana?. ¿…

Hoy esperaré el mañana, como el ayer esperó el ahora.

Ya que mañana tengo muchas cosas nuevas que hacer, hoy y ahora espero el mañana con muchas esperanzas de hacer las cosas lo mejor posible.
Así como el ayer esperó el día de hoy porque tenía cosas nuevas qué hacer; por supuesto, que la hice con ganas, con alegría y lo hice de la mejor manera.
La esperanza de hoy en el mañana fue exactamente igual que la esperanza del ayer en el ahora.
¿A dónde quiero llegar? Que las cosas de hoy, mañana y pasado mañana las deberé hacer lo mejor posible. Que la esperanza de ayer es la realidad del día de hoy, y que la realidad de mañana tiene que ser mejor que la del dia de hoy. Eso lo disfruto mucho.
Estoy, básicamente, en tres temas: ayer, hoy y mañana. La esperanza es la protagonista de estos días, ya que los días no dependen de mí, no así la esperanza. Ella vivió en mí ayer, mañana vivirá conmigo: Hoy la esperanza se convierte en mi realidad.
Hasta pronto.