Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2019

Hola, coetáneos:

Sin conocerte, sin habernos visto siquiera, de todas maneras te saludo con respeto y admiración porque aún estás con vida. Y para llegar a estas edades se tiene que ser muy astuto, cuidadoso, precavido y estar usando la inteligencia. Deseo que sigas disfrutando lo disfrutable y lo permisible a tu cuerpo, a tus talentos, a tus emociones, espíritu y alma.
¿Cómo ha sido y sigue siendo el camino de tu vida hasta ahora, entre 6 y 8 décadas “andadas a solas o en compañía”? Imagino que ahora te estás riendo de que aquellas cosas que veías como problemas y preocupaciones, en aquellos ayeres de tu juventud. Imagino que hasta ahora sigues gozando de buena salud. Imagino que si no lograste lo soñado, al menos alcanzaste otras metas; al fin y al cabo se logró lo no soñado.
Imagino, también, que tienes muchas ideas y vivencia qué compartir con los demás. Así es que te pido, te suplico y te ruego que no conserves ese aprendizaje en tu memoria; te sugiero que escribas algo para los demás; que diseñes algú…

Hola, Jóvenes de hoy; sabios de mañana:

Ya pasé por esa efervescente época…y la volvería a pasar.

Esos años de desconciertos, de visiones borrosas, emociones desconocidas y de solo ver “callejones sin salida”, de no saberse existir, de plantearse una y mil preguntas cuyas respuestas son más dudas y pocas verdades.

Esos años de fantasías alejadas y realidades avanzadas y mil y un enojos por compañía: esa es una época de formación y desarrollo. Durante este tiempo vas a crear tus cimientos del desarrollo interior. Deseo que tengas padres que sepan guiarte.

Pues palabras más, palabras menos, esos años, de los 12 a los 17, están llenos de ímpetus sin destino; de corajes y desatinos; muchas cosas más son parte del ejercicio de tu crecimiento: por eso se llama adolescencia.
Llegarás al siguiente nivel: adulto. Eso ya sabrás de qué se trata: ser, comportarse, sentirse y pensarse como adulto.
Por lo pronto, solo te digo: aprende a cuidar tu salud; no te dejes engañar por elementos químicos que darán “brillos” quí…

Nosotros, los hombres.

No sé si algunas mujeres critiquen a su hombre; tampoco, si ellos tienen un reconocimiento especial —aunque sea en casa-- por el simple hecho de ser hombre.

Sé que es difícil porque la hombría es una mezcla de aromas, instintos, pasiones, emociones, razones, brazos, abrazos, protecciones y posesiones, éstas, especialmente, llenas de embelesos.

Recordando las características de la hombría –aunque no se las vea a su hombre con quien comparte su vida-- son las siguientes (sin ser limitativas):

Para definir a alguien que posea genuina hombría deben considerarse los siguientes aspectos, independientemente de lo que usted como varón, o usted como mujer describa, defina, opine y exija.:
El alguien que ante todo CUMPLE a tiempo con sus compromisos, de todo tipo.
Es alguien que está atento a la SEGURIDAD de sus seres queridos.
Es alguien que dedica su vida a LLEVAR EL SUSTENTO y algo más; no solo sustentar; también, vacacionar, descansar, divertir y contar con lo suficiente pa…

Hola, Mujeres del mundo.

Deseo que no olviden "darse un like" a porque son:
Envidiadas y envidiables.
Ilustradas e ilustrables.
Apreciadas y apreciables.
Imitadas e imitables.
Admiradas y admirables.
Entregadas y entregables.
Observadas y observables.
Estudiadas y estudiables.
Amadas y amables.

No olvides darte mil likes a ti, Mujer, por:
La entrega por tu trabajo o estudio diario.
El amor a tu familia.
La pasión con la que cuidas tu salud.
La forma como educas a tus hijos.
La manera en que "pides y dices" las cosas.
La forma de analizar las situaciones.
La manera en que entiendes a los demás.
La manera en cómo disfrutas cada uno de los momentos de tu vida.
La forma de defender tus convicciones, emociones y sentimientos.
Saber decir un Si o un No a tiempo y sin molestia.
La manera de cumplir tu palabra.
Tu forma de manejar tu tiempo y dinero.
La manera de lograr tus sueños.
La forma de hacer cambios.

Y especialmente, por la manera en que enseñan a amar a los demás. Y, por favor, &qu…

Si te enfrentas a lo inesperado...¿realmente, era inesperado?

Aunque te hayan abandonado, te hayan dejado de amar, te hayan cambiado por otra u otro, no debes sentrarte a llorar, a desesperarte y a decir que "no sé qué hacer". Tampoco busques ni siquiera "las culpas o ¿qué dije?, o ¿qué hice?" ni nada por el estilo. Eso es lo que es, ya nadie está a tu lado.
Esto que he escrito no se si sea buena o mala noticia. Eso lo dirá el tiempo.

Recuerda que estás contigo, tienes vida, estás joven y tienes todo para salir adelante.
Entre compromisos, necesidades, deberes, obligaciones y devociones surge las actividades diarias, las de sobrevivencia, las de a "de veras"...eso lo tienes que resolver analizando las posibilidades. No involucres a nadie; solamente, consulta a los profesionales.
De preferencia, no molestes a lo demás; no les quites ni su tiempo, ni su paz. No los contamines con tus dolores. Mejor escríbelos.

Piensa, piensa cómo vas a salir adelante, dia con dia y poco a poco. Nadie se muere si dice que nad…

No sé si es debilidad o habilidad.

Cuando nos brota el llanto es porque en nuestro ser se presenta un profundo dolor que nos desgarra el alma. De pronto, queremos que todo se acabe, queremos desaparecer, correr, saltar y no sé cuantas cosas más. No deseamos experimentar ese momento.

Pues bien, creo que este ejemplo es muy ilustrativo para decirte que sé de qué se trata este momento. Los resultados de estos llantos profundos son paz y recuperación para continuar, son para respirar nuevas esperanzas y llenarnos de nueva energía; en resumen, nos dan otras fuerzas extraordinariamente grandiosas. 

Esos inmensos e intensos llantos son la prueba inequívoca de que nuestra alma está creciendo de otra manera; que se está gestando una nueva fuerza para continuar el viaje por esta hermosa, colorida y alegre vida. 

El llanto pertenece solo a las personas que saben lo que es la bondad, de corazón honesto y de sanas intenciones. Por otra parte, una lágrima es una tímida sonrisa del alma.

Y Usted, ¿llora o simplemente…

Mi tema es una cosa; tu opinión, juicio y sentencia de lo que escribo o digo es otra

Toda persona tiene derecho a decir o escribir lo que quiera. Es una forma de compartirse, de darse a conocer, de expresar sus ideas, pensamientos, convicciones, etc.
Yo soy el responsable de lo que digo o escribo. Tú eres responsable de lo que entiendas o interpretes de lo que digo o escribo. Tu eres responsable de enriquecer, opinar, juzgar y sentenciar lo que escribo o lo que digo.

Este tema viene a colación sobre lo que escuche´en una entrevista que le hicieron a una persona.
Le preguntan: "¿Tu escribiste esto?". Ella contesta: "Sí, efectivamente, yo lo escribí".

La entrevistadora le dice:
"Te están acusando porque lo que ellos entienden y lo que ellos concluyen de lo que escribiste es que estás totalmente equivocada y comentan que les ha ofendido."

Estas pequeñas frases me invitaron a compartir lo que digo desde el título: "YMi tema es una cosa; tu opinión, juicio y sentencia de lo que escribo o digo es otra". Sin embargo, es…