Hola, Tiempo:

Te saludo con respeto, con agrado y con gran deseo de aprender a cómo aprovecharte mejor, y que no se aprovechen otros de mi tiempo, que, en última instancia, es mi vida. Y lo mismo es para todos.
Claro que te veo como una pequeñísima porción de la eternidad, ya que asumo que ésta existe.
Alguien te creó como medida de nuestra existencia. Sé que no tienes memoria, ni parientes, ni lugar de nacimiento. Nunca me hablaron de ti; solo conocí “tu presencia real” con el singular sonido que emitías: tic, tac en un reloj de pared. Me hablaron algo de tus dos manecillas que dicen que decías: “nunca” y “jamás” marcaré esos adverbios de tiempo durante el tiempo que yo, como Tiempo, exista o me mencionen.”

Poco a poco fui conociéndote de varias maneras.Tenemos muchas formas de referirnos a ti: te nombramos como épocas, el pasado, el hoy, el mañana, las calendas, los idus, las estaciones, los años, los meses, los días, las horas, etc. Por cierto, también usamos tu nombre como sinónimo de clima y lo decimos de la siguiente manera: ¿cómo estará el tiempo el día de hoy?

Algo que me enseñaron a temprana edad, fue el cómo usarte y tratar de no desperdiciarte. Me enseñaron a llegar a tiempo y retirarme a tiempo; trabajar a tiempo, descansar a tiempo, leer a tiempo…todo erea a tiempo, a tiempo y a tiempo; a destiempo nada.

Eres una medida que sirve para enriquecer a unos pocos sin hacer mucho, solamente dar un crédito. Tu, querido Tiempo, multiplicas el porcentaje de interés en dinero. Si un Banco me presta mil pesos, para pagárselos en un año, solo me cobra el 3% mensual, que se convierte en un 36% anual. ¡Qué manera de ganar dinero!. Sin embargo, yo tengo que trabajar un 36% más durante ese mismo tiempo para pagar a tiempo y no pagar otros intereses por demora (tiempo atrasado). 

Solamente, estoy hablando del valor del tiempo para unos y del costo de dinero en el tiempo para otros. Dicho de otra manera, pago dinero por el tiempo que lo uso; y empleo más tiempo de mi vida para pagar a tiempo el interés que me cobran. Buen negocio a través del tiempo.
Tu como Tiempo me acompañas durante todo el trayecto de vida. Tengo la oportunidad de crecer a tiempo, aprender a tiempo, multiplicar mi conocimiento a través de tí.

Bien, querido Tiempo, ya es tiempo para descansar y reparar las energías que durante el día utilicé. Ya no escribo más para usar mi tiempo en otra cosa. 


A quienes me hacen favor de leer estos mensajes les digo que mejorarán el uso de su tiempo. Los tres minutos de lectura se convertirán en mejorar horas de su vida.

Hasta pronto.

Entradas más populares de este blog

Un instante basta para cambiar una vida...

Hola, Cortesía:

Felicidades para Sanjuanita y Alfonso, en su Aniversario de Boda.