16/9/17

El dolor interno o sufrimiento como Maestro.


No se vale nada más sollozar, gemir, lagrimear por algo que no se dió o logró. Si ese dolor no es analizado, nos estamos negando la oportunidad de aprender algo de manera gratuita aunque sea dolorosa. Por esto he llamado a esta reflexión: El dolor como Maestro porque el dolor que te hace sufrir es una elección personal. El dolor físico es una verdad.

El dolor interior es solo una manifestación de una impotencia o de un profundo desconocimiento interior. Es posible, también, que el dolor sea una manifestación de nuestra negación a no aceptar las cosas de la vida como son, aunque éstas sean esperadas aunque no deseadas. Sin embargo, también deberíamos estar atentos a esperar lo inesperado como parte de una posibilidad.

Hay dolores de muchos tipos:
Dolores de ausencias, dolores por desamores, dolores por expectativas no enunciadas, dolores por desaciertos, dolores por traiciones, dolores por desilusiones...y todos los demás que ustedes saben clasificar mejor que yo.
¿Se puede aprender del dolor de ausencia?.
¿Se puede aprender del dolor por desamores?.
¿Se puede aprender del dolor por exepctativas no enunciadas?.
¿Se puede aprender de los dolores por desaciertos?
Y de los dolores por traiciones y desilusiones ¿se puede aprender?.

Le recuerdo que la madre de los dolores del interior del ser se llama Expectativa...ella es la causante del dolor y sufrimiento interno, y no, necesariamente, los demás.

El Tiempo es el mejor análgésico del dolor físico; el del sufrimiento se llama decisión.

El dolor interior es un gran Maestro, aprendámos de él.

Hasta pronto.