15/9/17

Despertar recuerdos o sepultar olvidos.


Aunque no podemos detener el tiempo, es recomendable, en ocasiones especiales, analizar las experiencias vividas para tomarlas como aprendizaje, no como oportunidad para sentirse víctimas de ese pasado. Somos "víctimas" de ese pasado gracias a las expectativas que teníamos o seguimos teniendo.

Existen recuerdos y épocas de muchos y variados tipos.
Los hay de risas y de lágrimas;
los hay de alegrías y de sinsabores;
los hay de dolores y de placeres.
En fin, existen de pasados a pasados.
Lo interesante del pasado sería poderlo analizar para aprender de los errores o aciertos, agradecer lo recibido o compartido, olvidar lo incómodo o pesado, eliminar lo doloroso o sacrificado, y sellar pasajes o sepultar olvidos.

Veamos el futuro, nuestro anhelado y esperado futuro:
Casi todos lo vemos prometedor; pensamos que vendrán tiempos mejores, decisiones y acciones efectivas y nos vemos avanzando cada día. Lo importante es empezar hoy a crearlo.
Empecemos, al menos, con tratar de ser una mejor persona, hacer las cosas los mejor posible y estar atentos a aprender algo nuevo.

¿Quiere usted despertar recuerdos o sepultar olvidos?

Hasta pronto.