12/4/16

Yo triunfador, ante la maldad me resisto.

En mi interior reside el juez que declara lo que está bien o lo que está mal. 
 Es definitivo, sé perfectamente qué es el bien y el mal para mí, o en mí, o por mí.  

Aquí cabe mencionar a qué le llamo lo malo o maldad: En lo personal, califico de malo o maldad a toda acción, palabra o gesto que impide el desarrollo propio o el de los demás. Por otra parte, la maldad es un algo que destruye la imagen, el prestigio o el camino de una persona. Recordemos que nosotros elegimos: bondad o maldad.

Le llamo bondad a las acciones, palabras y hechos que son útiles, que brindan bienestar y crecimiento a los demás y a uno mismo.

Te invito a continuar por el camino de la búsqueda incesante por tu propio desarrollo y el de los seres con quienes interactúas.

Para seguir por el camino llamado “de mi rectitud” yo me declaro enemigo de la maldad y me ubico como amigo y promotor de la bondad.
La declaración en la que trabajaré el día de hoy es: “Yo triunfador, ante la maldad, me resisto.

Hasta pronto.