Yo, la Fe, te saludo.


Por cierto dicen que muevo montañas. Y eso es verdad.
Quiero decirte que eso no lo tomes al pie de la letra.

“Mover montañas” quiere decir que cuando me usas, empezarás a mover pensamientos negativos, imaginaciones incómodas, dudas destructivas y otros obstáculos inesperados que te impiden lograr tus sueños y/o alcanzar tus metas.

Esas montañas son los impedimentos e incapacidades que tu mismo(a) te impones. Esos obstáculos pueden ser tus miedos; esos que pueden ser del tamaño de una montaña. También, la inseguridad que puedas sentir; la impaciencia que puedas vivir por no alcanzar los resultados a tiempo. Las dudas, te hacen llegar a lo más profundo de un abismo que te impiden ascender.

Si me usas, tienes la posibilidad de sentir una seguridad interior que te acompaña paso a paso en tu recorrido al logro de tus objetivos.

Sabrás que me usas porque sentirás una paz interior que te doy cuando me permites estar contigo; me permites estar dentro de ti y no te permites sentir duda alguna.

Sabrás que yo, la Fe, estoy contigo cada vez que eres capaz de resolver tus problemas, tus inquietudes y por vencer tus miedos.

Yo, la Fe, estoy y vivo en ti porque tu eres quien mueve esas montañas... si crees en ti mismo(a).

Hasta pronto.

Entradas más populares de este blog

Un instante basta para cambiar una vida...

Hola, Cortesía:

Fracaso.