20/4/18

Lo nocivo del amor.


(Tema exclusivo para mentes abiertas.)

Lo nocivo del amor.

Cuatro décadas de observar, escuchar y vivir han bastado para compartir este tema: Lo nocivo del amor.

I) ¿Realmente, el amor destruye?, II) ¿Hace daño el amor?, III) ¿Tiene razón de ser el amor?

Voy a ir por partes contestando estas preguntas y reflexionando al respecto:

I) ¿Realmente, el amor destruye?.
Mi pronta respuesta sería Si. Mi respuesta reflexionada es No.
¿Por qué?
Me he dado cuenta que muchas personas no tienen bien definido el concepto del amor; mucho menos su significado, y menos los acuerdos con la persona amada sobre el valor, contenido y significado del amor mismo.

Me doy cuenta que la pregunta qué se hacen es: ¿me amas?, ¿todavía me amas?, o declaran “ya no nos amamos”. (Aquí surge la semilla de la frustración, coraje y rencor por el tiempo perdido, por el hábito vivido, no necesariamente por el amor perdido, ya que una declaración verbal no necesariamente es la pérdida de la emoción del amor. Ya se sabe que con el tiempo vuelve el hábito, vuelven las negociaciones, se busca el perdón y vuelven a cometer -posiblemente- el mismo error. o bien se ha llegado a aprender una dolorosa lección.

Estas preguntas nada tienen que ver con el concepto del amor, sino con el deseo de “ser amado(a)”.

“Ser amado(a), sentirse amado(a)”, no necesariamente definen lo que es el concepto y vivencia profunda del amor.

II) ¿Hace daño el amor?
Mi pronta respuesta volvería a ser un Si. Mi respuesta reflexionada sería un No.
Sí, porque la persona que no tiene el concepto racional y claro sobre el amor se fija más en el trato que se le da, en lo que no recibe o en no sentirse importante para la otra persona. Parece que para ellos(as) el amor se da solamente con detalles y atenciones personales, no con conductas que se enfocan en el desarrollo de ambos. “El amor es una hoguera, los detalles son los leños.” Así que cuidado con quemarse por no saber.

Desde este momento, declaro que el amor es de una sola decisión: Yo te amo, porque hago todo para que tu, como persona, crezcas, te desarrolles, y vivas tu libertad en paralelo con la mía.
Tu libertad de crecer en paralelo y en paralelo formar una familia, ya que ambos necesitamos tener objetivos y metas muy claras de lo que deseamos hacer y formar. Por otra parte,también, lo que no queremos o debemos hacer.

El amor no hace daño. La persona se hace daño porque asume demasiadas cosas, porque se imagina un sin fin de otras y porque sus expectativas no son comentadas ni negociadas. Desafortunadamente, solo se centra en juzgar el comportamiento de la otra persona hacia los deseos y expectativas hacia su ser.

El amor hace daño en la medida en que decidamos poner nuestra alegría de ser, de vivir y de amar en el comportamiento de la otra persona. "me siento feliz porque eres bueno" (jaja.)

Ah, ¡qué frentazos se dan quienes hasta ahí piensan!

Hasta pronto.

Continuará la respuesta: III) ¿Tiene razón de ser el amor?