Escuchar, hablar, leer y escribir...

Son las cuatro fases para aprender un idioma diferente.

Si el Servir a los demás fuese un “idioma” que todos deberíamos aprender, pregunto: ¿qué deberiamos estar escuchando al respecto?; ¿qué deberíamos estar hablando?; ¿qué deberíamos estar leyendo?; y ¿qué deberíamos estar escribiendo?.

Parece que es más fácil entender el concepto de Servicio que el concepto de Servir. El servicio suena más impersonal; el servir, por el contrario, es lo más personal que se pueda usted imaginar.

El servicio es una actividad física, intelectual y material; el servir es una actividad consciente, libre, emocional y con muchas convicciones, valores, contenidos y significados para hacerlo.

El servicio es un concepto intangible; el servir es un concepto “sentible”.
El servicio se brinda desde el concepto de la eficiencia; el servir desde el concepto del amar.

Termino esta reflexión para que la analices y decidas, con estas breves descripciones, brindar un servicio o servir.

En otras ocasiones, escribiré este tema con más amplitud; cuando nos veamos lo hablaremos; si necesitas un tema específico, me lo haces saber por medio de un correo. Si grabo algo al respecto, me escucharás.

Hasta pronto.

Entradas más populares de este blog

Un instante basta para cambiar una vida...

Hola, Cortesía:

Fracaso.