13/4/16

Yo triunfador, ante la ignorancia me conmuevo.

Con este comentario me voy a referir a la ignorancia sobre el crecimiento personal.

La ignorancia está directamente relacionada con el "analfabetismo no solo de las letras – si me lo permite expresarlo de esta manera- sino también del comportamiento interpersonal, de la expresión oral, de la salud personal y familiar, del cuidado del manejo del desperdicio, y de todo aquello que nos calificaría como personas en pleno y franco desarrollo.

En este momento no sé si la pobreza me hace ignorante o si la ignorancia me empobrece. O también pensaría: no sé si la riqueza me hace sabio o si la sabiduría me enriquece. 

Yo triunfador, ante la ignorancia me conmuevo. Al conmoverme, me compasiona ver tanta ignorancia por una parte, y tanta sabiduría por la otra. La ignorancia duele, lacera, hiere y puede aniquilar a cualquier persona. 

La sabiduría es la llave que garantiza encontrar formas y guías que despejan la oscuridad de la ignorancia. 

Les pido a los sabios, a los consultores, a los asesores, a los coaches y mentores  del mundo que con su palabra, su ejemplo y enseñanza pongan un granito de arena para minimizar la oscuridad del no saber de las personas que están cerca de ustedes.

Hasta pronto.