30/4/17

No dañes a Nadie...¡ y menos a tí!

Cuando lo escribo me parece muy fácil; desconozco si a usted que leerá esto se le haga difícil.
Hoy tengo ganas de gritar...NO DAÑES A NADIE...menos a tí.

Me doy cuenta de que, aunque nos digamos seres inteligentes, no sabemos usar la inteligencia: Lo repito: NO SABEMOS emplear la inteligencia. La inteligencia es una facultad, es una potencia, es “un algo” (razonamiento), que nos ayuda a solucionar todo tipo de situaciones, adversidades, etc.
Nos “dejamos guiar” más por las emociones (que nos ciegan), pasiones (que nos enajenan), atracciones (que nos desvían), distracciones (que nos distraen)...pero ¿la razón?... contestaré como en ocasiones lo hacemos; ¿la razón?, bien gracias!. Y es como si nada pasara.


Si no sabes tratar a una mujer, mejor no la “tengas”; no compartas tu vida con ella.
Si no sabes tratar a un hombre, mejor no compartas tu tiempo con él.
Si no sabes tratar a un hijo o hija, mejor no los procrees.
Si no sabes “vender” la fe, no lo hagas. No lo hagas.

El peor daño que le hacemos a los demás entra por la puerta de los miedos. La gente tiene miedos de todo y por todo; la gente no cree ser valiente. ¿Sabes por qué?...porque no le enseñaron.
En todos estos casos los demás han hecho daño creyendo que todo lo sabe, todo lo pueden, todo lo quieren. Eso se llama miedo de no existir.

Me fui un poco más lejos del propósito del tema. El titulo es: “No dañes a Nadie...¡menos a tí!.
¿Cuánto daño te has hecho para llamar la atención o crear complejos de culpa a los demás?
¿Cuánto daño te has hecho culpando a los demás de tus acciones tontas?
¿Cuánto daño te has hecho por no creer en tí?
Si no sabes emplear la inteligencia, pregunta.
Si no sabes enseñar valentía, pregunta.
Si no sabe cómo hacerte un bien; por tu bien, pregunta.

Hasta pronto.

OASIS

Buenas tardes, para cada uno de ustedes. Iré, poco a poco, dando a conocer el concepto "OASIS", de tal manera que se familiari...