21/6/17

Tu "brillo de hoy" nació por lo "opaco del ayer".

Tu "brillo de hoy" nació por lo "opaco del ayer".
Esto lo comento porque acabo de conversar con un gran ser de la Tierra, cuya inteligencia sabe emplear. Es un guerrero de la vida, de su vida, de sus sueños, de sus expectativas...es un hacedor incesante, limpio, ordenado y servicial.
Hablando con él sobre bases conceptuales conversabamos dos cosas: Dolor y pasado:

Sobre el Dolor:
"El dolor que una persona siente provocado por la dolencia de un ser querido es directamente proporcional al aprecio, cariño o amor que se sienta por él". En este caso el dolor es la prueba del aprecio y del amor. Este dolor no es de sufrimiento, es del amor mismo que "grita la incapacidad para restaurar la salud" del ser a quien amamos.
Esa es una genuina manera de amar a través de ese dolor. Te recuerdo que el sufrimiento es otra cosa; además, es voluntario.
En otro orden de ideas, te recuerdo que no por sufrir se da, necesariamente, el amor. Cuidado con eso.


Sobre el pasado:
Por otra parte, comentamos que nuestra esencia no la da, ni la define nuestro pasado. Nuestro pasado es y fueron todas y cada una de las acciones, sensaciones, pensamientos, elecciones, aciertos, errores, lamentos, alegrías, hambres, sueños, etc., que tuvimos que vivir para convertirnos en lo que Hoy somos.
De todas maneras, si hoy somos seres de luz, es que veniamos de la oscuridad; si hoy somos seres de amor es que veniamos de la indiferencia o del desconocimiento. Si hoy somos seres grandes es que veniamos de la pequeñez.
El pasado es tan bendito como el presente; el futuro es una gran, gran esperanza que deberá ser bendita cuando se convierta en presente.
Bendice, por útlima vez a tu pasado; no lo llores porque
Tu "brillo de hoy" nació por lo "opaco de tu ayer".
Hasta pronto.

17/6/17

Si no lo quieres decir,

…mejor, escríbelo.
Plasma en un papel las ideas y reflexiona al respecto.

A veces nos quedamos sin palabras, no sabemos qué decir, y, menos, cómo decirlo.
Cuando vemos paisajes, nunca antes vistos, nos quedamos boquiabiertos y no se nos ocurre decir algo. Esto nos sucede porque nos hemos quedado extasiados por lo que contemplamos.
La naturaleza está llena de bellezas. La naturaleza es bella. La belleza es natural.
La puesta de sol del día de ayer fue maravillosa (como la de todos los días). Sucede que andamos absortos en cosas tal vez triviales, y nos hemos olvidado de contemplar la hermosura que nos dá la vida en sus colores, olores y sabores.

Cuando tengas algo que decir, por favor, exprésalo cuanto antes. Y si nada tienes que decir, entonces escríbelo.

Hasta pronto.

11/6/17

Para aprender algo nuevo debes tener paciencia, insistencia y resistencia.



Todos los días surgen nuevos deseos de aprender cosas nuevas y diferentes en la personas; desafortunadamente, no todos lo logramos. ¿Por qué?. Puede ser que lo que se ve, a primera vista, es que no se tiene fuerza de voluntad para insistir en el nuevo aprendizaje.

A mi parecer, esto es muy aventurado y de poca fuerza. Eso sí, es una aseveración dolorosa para quien la escucha y muy fría para quien la emite.
Creo que es necesario tener muchos más datos para poder hacer un juicio de valor al respecto.

Escribo por mí, hablo por mí y declaro lo que pienso de mí, en mi y conmigo (así de grande el pleonasmo). Cuando trato de aprender algo nuevo tomo en cuenta varios factores: a) el fin que pretendo alcanzar al aprender algo nuevo. b) Los resultado que me va a generar ese aprendizaje; c) las ventajas para mi trabajo o deseo definido. d) las facilidades que le dará a mi vida personal u ocupacional.
Por supuesto, que profundizo en la necesidad de ello. Me pregunto una y otra vez qué razones tengo para ese aprendizaje. Lo veo como necesidad, más que como deseo o deber. Trato de enfocarme en la necesidad con mucho cuidado.
Cuando analizo las cosas y veo que solo son deseos, trato de eliminarlo y no decido eso.
Si veo que es un deber, analizo lo que debo dejar de hacer, el tiempo que invertiré y los resultados que generaré para los demás.
Si veo que es mi obligación, solo cierro los ojos, acepto que debo aprender ese algo nuevo y no me permito ninguna excusa para no hacerlo.

Comparto que para aprender algo nuevo se necesitan tres cosas: paciencia, insistencia y resistencia.

Hasta pronto.

8/6/17

Ni el amor tiene ciencia, ni la ciencia tiene amor.


Hace ya tiempo  conocí a una madre de familia cuya hija (Jessica, jovencita de once años) posee un gran talento para la pintura. Su madre tiene un solo propósito: dar a su hija las herramientas que necesite para desarrollarse. Decía que ella no importaba.

Decía, también que vino de lejos, que ha aprendido muchas cosas de la vida y pocas de la ciencia.
Lo que más ha aprendido es a vivir el amor para su hija… Ella es lo más importante, ”Yo, de todas maneras, vida tengo y con eso me conformo.”


Qué gran ejemplo de una genuina madre, de poca ciencia pero de mucho amor; de poco dinero pero de mucha riqueza; de poco hablar pero de mucho decir.

 Ella es un gran ejemplo a seguir.
Y usted ¿cómo es?

Hasta pronto.

7/6/17

Una vida...la de cada quien.


La vida de cada quien la recrea como quiere; de los demás, no esperes grandes cosas.
Cada uno de nosotros sabe lo que es y ha sido su vida. Y entiendo por vida todos los eventos en ella involucrados. Sin embargo, algunos de nosotros nos enfocamos a pocos eventos para calificar lo maravillosa o desastrosa que pudo o puede ser su vida.
De ahora en adelante no recuerdes momentos que te quiten energía, vigor y entusiasmo. Todos los momentos tienen su finalidad; cada uno de ellos está diseñado para que vivamos de acuerdo a lo que aspiramos.
La vida de cada quien es sencillamente bella; la vida se hace “fea” cuando involucras a personas que no comulgan con tus ideas e ideales o bien que esperas demasiado de los demás o de una sola persona en particular o especial. No cesaré de escribir, decir y recomendar lo siguiente que escribiré en letras mayúsculas: NO CREAS QUE LOS DEMÁS TIENEN EN SUS MANOS TU ALEGRIA DE VIVIR Y tu habilidad para crecer y lograr grandes sueños. No te dejes engañar por tí mismo(a).
Cuidado con quien desees compartir tu vida. Te recuerdo que tu eres el o la único(a) dueño(a), amo(a) y señor(a) de tus pensamientos, sensaciones y expresiones. Tu eres tu vida misma. Cuídala.
Para cerrar el tema te recuerdo: “Nunca esperes nada de nadie”. Permítete ser sorprendido(a) por acciones inesperadas de personas que te respetan, te admiran y aman.
Hasta pronto.

6/6/17

De cuerdos y corduras.

(Las personas cuerdas son aquellas que actúan con la razón, con prudencia y sensatez; es decir viven, razonablemente, con lógica. La cordura es una característica humana perteneciente a aquellas personas que actúan en forma racional, con buen juicio, prudentemente. Son coherentes en sus acciones y en la toma de decisiones.)

Sé que usted, que me hace favor de visitar y leer este sitio, es precisamente eso: una persona cuerda y con justa cordura en su pensamiento, juicio y razonamiento. 

Ahora se lo demostraré.
Primero: usted sabe lo que quiere o lo que no quiere. Ese es un punto de partida esencial. Si no lo sabe, en este momento, no importa; pero al final del tema lo sabrá. De esta manera, está demostrando cordura.
Segundo: (ya sabiendo lo que quiere o no) usted sabe por qué; es decir, tiene sus razones para ello, bien sea quererlo o no quererlo. (Estoy hablando sobre la voluntad.) Con esto se sigue demostrando cordura.
Tercero: (ya sabiendo lo que quiere o no, y sus razones de ello) ahora sabrá los fines que busca con eso; es decir, usted sabrá los para qué de su acto de voluntad. Aquí sigue apareciendo la cordura.
Los otros puntos son de sentido común; es decir, más cordura.
Estos puntos son las respuestas que usted dará a las siguientes preguntas: ¿Cómo ?, ¿Cuándo?, ¿Dónde?, y ¿Cón qué?.

Como usted posee cordura y lo califico como persona cuerda, por favor responda internamente.

Por eso este tema es sobre cuerdos y corduras.

Hasta pronto.

4/6/17

Dde locos y locuras...

Dicen que "los locos abren caminos que, posteriormente, recorrerán los sabios con mucha seguridad".

Ese decir de algunos me indica que para diseñar algún cambio es necesario "estar o ser un loco".

Para mí, la locura es sana, la locura es enemiga de la mediocridad; es un acento necesario en algunos al para atreverse a hacer cosas que la mayoría de las "personas sensatas" no se atreverían ni siquiera a pensar, menos en hacer.

A las personas sensatas les debe aburrir la rutina, les debe incomodar hacer las cosas siempre de la misma manera.
Las personas sensatas deben ser las que diseñen "locuras" para que los locos nos volvamos sensatos. ¿Tiene sentido esto?

Casi estoy diciendo que la cordura y la locura son hermanas, una no existe sin la otra. Por lo pronto, parece que ya no sé que es la cordura, pero sí se lo que es la locura. Y, por favor, creame: me siento mejor en "mi locura" que en "mi cordura."

En otra ocasión escribiremos sobre las locuras.

Y usted, ¿es un loco o es un sabio?

Hasta pronto.