Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2019

Hola, Consuelo.

Naces de una palabra del latín, y es la suma de estos dos elementos gramaticales:
-El verbo “consolari”, que puede traducirse como “aliviar” o “calmar”.
-El sufijo “-uelo”, que se emplea como diminutivo.
Por la naturaleza de ser Consuelo, te describo: eres alguien que brinda alivio, haciendo que la angustia o la pena se sientan con menos intensidad. Haces que las personas agobiadas por las razones que sean se sientan que tienen esperanza de algo mejor; que se sienten que no están solas; que hay alguien que les brinda apoyo. Consuelo, no se si eres magia, o eres fuerza, alivio o milagro.
Normalmente, apareces y brindas: Consuelo para quienes de veras sufren. Consuelo para quienes han sufrido o sufren abusos económicos, físicos, emocionales, espirituales. Consuelo para quienes no saben vivir en soledad, en austeridad, en la oscuridad. Consuelo para quienes no ha habido justicia verdadera. Consuelo para todo ser que desea quitarse la vida. Consuelo no para los ignorantes, sino para los sabios. Qu…

Hola, Amargura:

Te apareces en todas partes y en muchas circunstancias:
Amargura porque:
a) No se dieron los resultados esperados,
b) Los demás no son lo que yo esperaba.
c) Siento poco valor en mi.
d) No sé de dónde vengo, ni en donde estoy...y menos a donde voy.
e) Amargura, porque perdió el equipo favorito.
f) No me alcanza el dinero.
g) No puedo vivir en donde deseo vivir.
h) No me puedo deshacer de una persona.
Que amargas son las frases de amargura; esas frases tienen el poder de contagiar a los demás y contaminar la confianza en la persona que siente amargura.

¿Por qué se amargan muchas personas?
..."dime abuelita, ¿por qué?"
Sus respuestas fueron muchas: las personas se amargan porque:
a) No disfrutan lo que son, lo que saben, lo que pueden y lo que quieren.
b) Quieren ser admirados por los demás, cuando ni siquiera a los demás les interesa su vid.
c) Les interesa más la opinión de los demás que la que ellos tienen de sí mismos.
d) Desean ser más y mejor que todos...(esos son l…

Hola, Dulzura.

Entre las conversaciones en mis sesiones de Mentoría hubo un hombre que me habló de “su dulzura congelada hace más de 30 años”.
Me decía que nunca se dio cuenta de que había dulzura en su ser; en su trato, en su voz, en su mirada, en su esperanza, ni en su diario vivir. El estaba dedicado a su tarea, a cumplir sus compromisos consigo mismo. 

La vida, que es la suma de eventos, relaciones, sucesos cercanos y todo lo que pasaba a su alrededor lo hizo desviar su dulzura, esconderla, guardarla y conservarla. Dice que la guardó tanto que su dulzura quedó congelada en su interior. Ahora no la puede derretir; se da cuenta de que aquella vida pasó, se llevó con ella su dulzura y a la mujer que nunca pudo conquistar, ni llegó a conocer a los hijos que nunca se atrevió a tener.
La única manera que esa dulzura se ha derretido es convertida en lágrimas saladas.

Me sugirió que escribiera algo al respecto, especialmente para los hombres que parece que ni en su ser, ni comportamiento hay…

Hola, Olvidos y Recuerdos… (los primeros, olvidados; los segundos recordados).

Hola, Olvidos y Recuerdos… (los primeros, olvidados; los segundos recordados).
Es posible que no recordemos cosas de nuestra niñez, nuestra juventud o nuestros días pasados. Esos recuerdos son formas de encuentros internos; esos olvidos son formas de libertad ansiada.
La niñez de muchos estuvo llena de inocencias, sueños, juegos, árboles y amigos. Esa, nuestra vida infantil, no tenía mañanas, ni tenía ayeres; solamente presentes, sonrisas y alegrías. A medida que crecimos desaprendimos esos valores que constituyeron nuestro ser genuino; dejamos de soñar, dejamos de jugar, los amigos nos separamos, y solo los recuerdos permanecen en nuestra memoria: recuerdos que pocas veces son recordados y mil veces recuerdos olvidados.
Si rescato los valores de mi pasado los refuerzo, los avivo, los vivo y volveré a vivir y avivar con verdaderos sueños para lograr grandes cosas en mi futuro añorado, si no, solo serán recuerdos olvidados.
Con frecuencia me repito: "recuerda los recuerdos olvidados…

Hola, Obscuridad:

Gusto en saludarte. Conozco muy poco sobre ti; por ejemplo, desde el punto de vista de la pintura eres un efecto magistral, misterioso y bello. Tus claro-oscuros muestran tu hermosura, iluminada por tu gran aliada: la luz.
Obscuridad, ¿solo eres ausencia de luz? O ¿acaso eres su acérrima enemiga? ¿Quién de las dos tiene más valor: tu, como obscuridad, o ella como luz.? ¿Quién de las dos tiene más alcance? ¿Tú como obscuridad para que ella luzca, o ella como luz para que tu te desvanezcas.? ¿Tu como oscuridad absoluta o ella como luz incesante y creada en cada instante?
Te pregunto, querida obscuridad, ¿cuál es el fin de cada una? Esa respuesta, te pertenece solo a ti y a ella. Lo que ustedes signifiquen para mí, eso es otra cosa y otra respuesta.
En mi plano terrenal, físico y limitado por el espacio-tiempo te digo que gracias a ti luce, brilla, ilumina y abre el camino a la luz. La luz no podría ser luz si no existieras tu, bendita oscuridad.
Tu, gran Oscuridad, eres la razón de mi bús…

Hola, Ausencia:

Debo decirte que desconozco si eres triunfo o derrota; si eres gloria o infierno, si eres sonrisa o lamento; ¿para quién?; ¿para quién se va o para quien se queda?
Esa respuesta depende de cada quien o de lo que para quien signifiques tu, como Ausencia.

Debo expresarte, también, que he conocido muchos rostros en tu existencia y presencia; sí, claro, como Ausencia te haces Presencia, como Ausencia engendras tu Presencia. Por lo tanto, eres tan presente como irreal; tan lamento como suspiro, tan soledad como compañía y tan real como invisible, tan invisible como sentible y “llorable”.

Desde que perdí a mi hermano gemelo, y sin tener conciencia de la vida, me dijeron que sufrí su ausencia; que a solas bebía mi alimento debajo de la cama esperando su presencia…y, él, nunca llegó. Me confieso que esa ausencia, tan presente y tan lejana me hizo convertir su ausencia en presencia cotidiana y muy cercana. Afirmo que él, mi gemelo, vive en mi tiempo como yo en su espacio…en dond…

A mis amigos y amigas en este día 14 de febrero

Una manera de brindarte y celebrar la amistad contigo es por tu demostrada presencia y entrega de tu tiempo aquí conmigo.
Queridos amigos: deseo que les sobren: 1.Días para disfrutar. 2.Lecciones por aprender. 3.Frutos por compartir. 4.Conceptos para enseñar. 5.Ver lunas para agradecer. 6.Estrellas por contemplar. 7.Ideas por compartir. 8.Sueños por alcanzar. 9.Retos por vencer. 10.Obstáculos por saltar. 11.Sonrisas por compartir. 12.Miradas por interpretar. 13.Pasos para acompañar. 14.Brazos para proteger. 15.Caricias para entregar. 16.Dulzura para embelezar. 17.Ternura para cautivar. 18.Alegrías para aplaudir. 19.Atardeceres para sonreir. 20.Amaneceres para continuar. 21.Anocheceres para descansar.

Hola, Destiempo:

No escaparías a mi saludo a tiempo, ni me permito olvidarte.
Por supuesto, que te conozco más de lo que te imaginas.

Escribo algo sobre ti.
Tienes dos rostros: a) El señalado por el destino como salvación, y b) el señalado por los compromisos como incapacidad, o negación para llegar a tiempo.
Gracias a ti, como salavación, te hace ver como “héroe”. Muchas personas por llegar a destiempo a viajes, las aerolineas no esperaron; el avión partió y no llegó a su destino. Ante eses suceso solemos decir “qué suerte que se le hizo tarde”.

El señalado por los compromisos adquiridos con otras personas y no llegar a tiempo, eso habla de tu otro rostro: el de la incapacidad para que los “seres racionales”, con títulos profesionales, o sin títulos, damas o caballeros, niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad te avalen como súbditos tuyos.

El no llegar a tiempo significa para mi:
a) Desinterés por manejar la medida de su vida.
b) Evidencia de incapacidad de orden y uso de…

Hola, Futuro:

Antier le escribí al Pasado, ayer al Presente; hoy te escribo a ti, mi ansiado, deseado y soñado Futuro.
Debo decirte, con honestidad querido Futuro, que sigues siendo una espera en mi interior y una probabilidad en mis estadísticas de años de vida; por otra parte, eres un prolongado regalo de mi Dios del Viento.

Explico por partes lo que ayer escribí sobre tí: “a esperar con paciencia…”
Para esto debo decirte que primero escribo en mi Modelo de Proyección de Vida (…es una hoja en Excel) lo que voy a lograr en una fecha específica, indicando las acciones claras que ejecutaré día tras día. Entonces, debo esperar con paciencia los resultados que me propuse alcanzar ejecutando las acciones previamente escritas… De antemano, se que si hago eso, los resultados se verán a tiempo.

Explico “el por qué de la esperanza…”
Porque esa esperanza es ACTIVA; es decir, que haciendo las cosas cada día llegarán los resultados. Antes decíamos: “A Dios rogando y con el mazo dando”. Esto equiva…

Hola, Presente.

Hola, Pasado.

Hoy tengo muchas ganas de enviarte este mensaje para poner en perspectiva “tu papel” en mi presente y la oportunidad de analizarte y aprovecharte en mi futuro.
Estoy convencido de que, como tiempo, exististe, fuiste y tuviste tu presente, y yo contigo la oportunidad de vivirte. Tengo la fortuna de entender tu papel en mi vida: Primero, no recuerdo todas los sucesos, cosas, dolores, colores, sabores del pasado, porque no sabía que existías, tan siquiera. Batallé en mi niñez para aprender “el hoy, mañana, en la noche o pasado mañana. No me explicaron ni el ayer, ni el antier, o la semana pasada”.
Esto lo entiendo muy bien, porque en mi niñez solo había mañanas, otros días, después, etc. Como niño, ni idea tuve del significado de los tres tiempos: pasado, presente y futuro. Eso lo conocí cuando aprendí la conjugación de los verbos.
El pasado o los pasados tuvieron su momento exacto; acciones o emociones memorables, agradables o desagradables, olvidables, saboreables o amargables…pero, per…

Hola, a Ti, por tu presencia y lectura:

Hola, a Ti, por tu presencia y lectura:
Gracias por estar aquí, gracias por darme tu tiempo y posar tus ojos, usar pensamiento y concentración en las letras, que más que letras son palabras que te hacen evocar lo que ellas significan para ti.
Tengo ya ocho años escribiendo en mi blog y dos o tres en FB. ¿Qué me impulsa a hacerlo? Pues por la simple idea de compartir lo que observo, lo que escucho y lo que discurro poniendo de mi parte las palabras adecuadas para describir eventos, sucesos, ideas o comportamientos de las personas.
El don de la observación vive en mi, el don de la deducción lo he desarrollado; el hábito de la redacción lo he aprendido a través de la lectura. Por supuesto, que también soy lector de lo que escribo. Leo estas reflexiones dos o tres días después de la fecha de publicación.
Creo en el lenguaje escrito, creo en el lenguaje verbal y en el no-verbal. Creo en la lectura, creo en el arte de escuchar (un arte difícil de desarrollar); como hábito tampoco es fácil de ad…

Hola, Tiempo:

Te saludo con respeto, con agrado y con gran deseo de aprender a cómo aprovecharte mejor, y que no se aprovechen otros de mi tiempo, que, en última instancia, es mi vida. Y lo mismo es para todos.
Claro que te veo como una pequeñísima porción de la eternidad, ya que asumo que ésta existe.
Alguien te creó como medida de nuestra existencia. Sé que no tienes memoria, ni parientes, ni lugar de nacimiento. Nunca me hablaron de ti; solo conocí “tu presencia real” con el singular sonido que emitías: tic, tac en un reloj de pared. Me hablaron algo de tus dos manecillas que dicen que decías: “nunca” y “jamás” marcaré esos adverbios de tiempo durante el tiempo que yo, como Tiempo, exista o me mencionen.”

Poco a poco fui conociéndote de varias maneras.Tenemos muchas formas de referirnos a ti: te nombramos como épocas, el pasado, el hoy, el mañana, las calendas, los idus, las estaciones, los años, los meses, los días, las horas, etc. Por cierto, también usamos tu nombre como sinónim…

Hola, Alma mía.

Hola, Alma mía: Te saludo.
He aprendido, confirmado y compartido que posees tres grandes facultades: la Memoria, la Inteligencia y la Voluntad. He comprobado que somos una dualidad: yo la materia, tu lo inmaterial, Somos uno solo; un Ser vivo en la Tierra.
Sé que mi cuerpo (la parte material de mi ser) ha crecido; mi sistema nervioso central es autónomo; que en mi ADN existen todos los programas de vida. Todo está ordenadamente programado. El cuerpo está bien; sin embargo, su prolongada salud depende de mí.
Tu, Alma mía, entras en juego cuando debo TOMAR DECISIONES: Cuando elijo qué comer, qué beber, qué hacer, qué estudiar, con quién compartir mi vida; en fin tu, como gran señora me dices: “usa tu Voluntad; es gratis.” La Voluntad es algo que te pertenece, es tu verdadero libre albedrio. También, considéralo tu derecho de decidir, elegir y actuar. Esto y más me lo has repetido una y mil veces. “Todo depende de ti” es tu frase favorita hacia mí,
Todos los días me recuerdas: “Tu eliges, co…