30/8/18

Compartir enseñando o enseñar compartiendo.


He dedicado mi vida ocupacional a compartir conocimiento. Me gusta decirlo de esa manera. Sin embargo, declaro que hoy es Día de la Enseñanza. Además, declaro que quiero Enseñar Compartiendo y Compartir Enseñando. Eso lo he hecho toda mi vida, y lo seguiré haciendo hasta el final de mis días.

Lo que hoy comparto/enseño es algo muy sencillo:

Si alguien No Sabe algo, te pido que le enseñes.
Si alguien No Puede ejecutar algo, te pido que le ayudes.
Si alguien No Quiere hacer algo, te pido que lo inspires.
Si No Hace lo que tiene que hacer, te pido que lo retroalimentes.
Si alguien No Logra sus metas, te pido que lo orientes, enfoques y le des seguimiento.

Esta sencilla guía te ayudará a compartir enseñando y/o enseñar compartiendo.

Hasta pronto.

Recuerdos recordados y olvidos olvidados.

Es posible que no recordemos cosas de nuestra niñez, nuestra juventud o nuestros días pasados.
Esos recuerdos son formas de encuentros internos; esos olvidos son formas de encuentros de libertad ansiada.

La niñez de muchos estuvo llena de inocencia, sueños, juegos, árboles y amigos. Esa, nuestra vida infantil, no tenía mañana, ni tenía ayeres,  solamente presentes, sonrisas y alegrías.
A medida que crecimos desaprendimos esos valores que constituyeron nuestro ser genuino; dejamos de soñar, dejamos de jugar, los amigos nos separamos, y solo los recuerdos permanecen en nuestra memoria: recuerdos que pocas veces son recordados y mil veces olvidados.

Si rescato los valores de mi pasado los refuerzo, los avivo y los vivo y volveré a vivir con los verdaderos sueños para lograr grandes cosas en mi futuro añorado, si no,  solo serán recuerdos olvidados.

Con frecuencia me repito: "recuerda los recuerdos olvidados, y olvida los olvidos olvidados; los primeros me darán alegrías, los segundos libertades."

Hasta pronto.

24/8/18

Carta a un amigo:


(No pongo el nombre de mi amigo porque esto es privado; sin embargo, hago pública esta misiva porque muchos de ustedes, lectores de estas reflexiones, posiblemente, necesiten de estas letras.)

Estimado amigo(a):
Desde que te conozco he descubierto en tí muchas facetas admirables y envidiables: el rostro de tu fuerza, el perfil de tu perseverancia, la sonrisa de tu generosidad, el matiz de tu apasionada entrega en tus proyectos, tu insaciable sed de vivir la vida, tu inacabable amor por tus hijos y muchas otras cualidades, habilidades y virtudes que tu conoces mejor que yo.

He visto que no hay piedra que no horades, ni obstáculo que no derrumbes, ni proyecto que no culmines.
He visto que no hay intención insana, ni egoìsmo dominante, ni abuso lacerante en tus relaciones y negociaciones con los demás.
He visto tu grandeza de hombre (mujer), tu gentileza de caballero (dama) y tu dulzura de padre(madre).

Sé que estos meses han sido especialmente diferentes por los grados de dificultad y situaciones específicas a las que te enfrentas; sin embargo, estos meses han evidenciado al excepcional ser humano que eres.

He escuchado en tu voz un ligero agotamiento por la brega diaria; he escuchado en tu voz que eres el(la) líder(lidereza) solitario(a) que siempre soñaste ser, para conquistar tus metas y te he escuchado decir que nunca te darás por vencido(a).

Sé que eres un(a) vencedor(a) ante toda lucha y un ser victorioso ante toda guerra.

Con admiración,
Tu amigo.

Hasta pronto.

El otoño y sus recuerdos.


El otoño y sus recuerdos.

Caminaba a la vera del riachuelo, sintiendo un poco de frío.
Los árboles lloraban sus hojas, diciendo hasta pronto; ya debo dormir. Voy a dormir durante el invierno para poder profundizar mis raíces, poder cambiar de hojas en la primavera y reforzar mis troncos para el verano.
Mientras estoy erguido siento los vientos de otoño, y siento la brisa del río.
Soy el otoño, soy el que te recuerda tu bella primavera y efervescente verano.

Soy quien te recuerda tus pasos y tus sueños.
Han pasado muchas estaciones, pero aquí te espero en el siguiente otoño.
Bienvenido(a) a la hermosa ciudad de los vientos.

Hasta pronto.

22/8/18

Cada vez que te das a los demás, más eres tu mismo.

Cada vez que te das a los demás, más eres tu mismo.

Se trata de cumplir las misiones de cada quien en la vida.

Creo que una de ellas es hacer algo para que el mundo en el que vivimos sea mejor que el que recibimos.
Que dejemos un mundo lleno de maravillas para los seres que vienen atrás de nosotros.

Que impactemos con nuestro trato a los demás.

Que vivamos tratando a los demás con veneración y respeto. Brindarles el mayor de los tratos por lo que son; es decir, por lo sagrado que hay en sus vidas.

Que hagamos lo mejor posible para reconstruir nuestro espacio físico y el de la naturaleza misma.
Que seamos seres que servimos con generosidad a los demás.

Que no dejemos de brindar una sonrisa al desconocido, un saludo a quien pase a nuestro lado.
Que cada día hagamos algo diferente, algo que sume y no reste en nuestras vidas.

Que seamos menos "yo y más nosotros".

Hasta pronto.

2/8/18

Una emoción para vivir la vida: La Alegría.


La alegría es una emoción que pertenece al mundo de lo intelectual. Así como el placer pertenece al mundo físico y el amor al mundo afectivo, la alegría pertenece al mundo de la razón.

La alegría vive en nuestro interior.
Brota sola, no la brindan, necesariamente, los logros materiales.

La alegría se experimenta cuando sientes que tu vida es una ofrenda de amor y te sientes genuinamente amado(a); ese estado de afecto te hace ser mejor persona y te hace sonreir a la vida... sonreir a tu hermosa vida..

Estás alegre cuando disfrutas el don de la vida.
Estamos alegres cuando llegan nuevos seres humanos a la Tierra.
Estamos alegres cuando los sueños los convertimos en realidad.
La alegría es algo muy íntimo, muy personal y muy profundo.

¿Qué te hace sentir alegría?, ¿La sonrisa de tu hijo(a)?


Ahora bien, ¿qué estamos haciendo para dar alegría a los demás?
La alegría está siempre dentro de tí, sin importar lo que pase afuera.
Puedes aplicar esa alegría interior a todo lo que hagas: tus tareas y hasta de un trabajo desagradable. Si buscas la alegría interior puedes hacer que el trabajo más pesado se vuelva más ligero y agradable; eso te brindará alegría.



La alegría es el sentido interior que nos ayuda a atravesar tiempos difíciles, aunque nos sintamos tristes.

La Alegría está compuesta de: Animo, Lozanía, Esperanza, Gratitud, Risa, Inspiración y Aliento.

La alegría no se puede compartir, la alegría solamente se puede contagiar.
Contagiemos al mundo que nos rodea con nuestra alegría de servir y alegría de vivir.

Hasta pronto.

1/8/18

Hoy vi en Carolina ¡su felicidad!


Hoy renació, hoy renunció a su pasado, hoy abrió una puerta desconocida.
Hoy encontró su redención por medio de su decisión que la lleva a buscar su virtud en todo su esplendor. Ella ha elegido CREAR su felicidad.

Ha elegido el lugar, el tiempo, la relación, y el camino. Hoy aprendió a sonreir de otra manera; hoy expulsó de su ser muchas toxinas, muchos virus emocionales, intelectuales y físicos. Hoy conoció el verdadero sudor del alma, el de su alma.

Mi reflexión al respecto es la siguiente:
Muchas personas BUSCAN ser felices, buscan situaciones, eventos, personas que la hagan sentirse felices. Eso es un error, porque la felicidad no existe en las acciones de otros para ti.
La felicidad nadie la da, nadie la comparte y nadie la regala. La Felicidad se CREA.

Es posible que usted sea Carolina o Carolino que hoy renació y encontró su redención.

Hasta pronto.