28/3/18

Gracias por todo y por nada.

Hay cosas que no se dicen, pero si se escriben.
Hay cosas que no se esperan, pero sí llegan;
Hay cosas que no me gustan pero están en mí.
Hay cosas que no sueñas, pero te las regalan.
Hay cosas que no deseas, pero se aparecen.
Hay cosas que deseas y nada sucede.


A veces le digo a la vida: “gracias por todo y por nada”.
Gracias por lo que soy, lo que conservo y lo que comparto;
Gracias por lo que tengo y lo que carezco;
Gracias por lo que disfruto y por lo que me duele.
Gracias a la vida por todo y por nada.
Hay cosas que no se dicen pero sí se escriben.

Usted ¿dice o escribe algo?

Hasta la pronto.

22/3/18

¿Para qué quieres que te entiendan?



 He leído en algunos posts que algunas personas se sienten mal porque dicen que “nadie las entiende” o bien “desean que otras personas las entiendan”.

Me pregunto y te pregunto: ¿cuál es el fin que una persona busca al ser entendida por otra? ¿Quién entiende a quién?.
¿Quién tiene el deber de entender a los demás?.
Los demás ¿para que querrían ser entendidos?

Creo que eso de que “me entiendan” es un juego  sumado con otro juego “de victimizarse” y sumado a otro juego más “para señalar culpables”.

Por más que analizo esa frase me declaro incompetente para descifrar lo que esas personas desean.
En lo que me declaro competente es en lo que voy a escribir:
Nadie tiene la obligación de “entender a otra persona”. Es su deber escuchar, respetar sus ideas y ofrecer hacer algo al respecto. Sin embargo, eso de “entender” lo veo con un elevado grado de dificultad porque cada quien tiene su concepto, definición, significado y valor de las cosas o de lo sucesos.

Si quieres que los demás “te entiendan” entonces tu mismo o misma decides depender de las ideas y respuestas de otros…Eso es un dependencia que te minimiza.

Es preferible que los demás se tomen el tiempo para entenderse a ellos mismos, en lugar de entenderte a ti.

Hasta pronto.

18/3/18

No sé…


No sé si en lomos del viento
O en las alas del agua deberíamos volar.

No sé si en la cárcel del agua deberíamos vivir
O en su líquido viajar.

El agua vuela cual nube blanca o gris.
El agua congela el tiempo en su hielo azul.
El agua fluye cual líquido de vida.

Gracias al agua somos vida,
gracias al agua alada tenemos esperanza.
Y gracias al agua congelada tenemos permanencia.

Hasta pronto.

Llegué hace mucho; me iré no se cuándo.



En el entretiempo:
He aprendido, crecido, acertado, fallado y  corregido.
He viajado, permanecido, llegado e ido.
He compartido, enseñado,  entregado y recibido.

En el entretiempo:
 He trabajado y descansado.
He despertado y dormido.
He aprendido y enseñado.

En el entretiempo:
 He leído,  escrito y  hablado.
También, me han leído, escrito y  hablado.

En el entretiempo:
 Seguiré haciendo lo que yo quiera aunque a otros les moleste; eso no me importa; sencillamente, porque es mi entretiempo.
Y este me pertenece solo a mí.

Llegué hace mucho…me iré no se cuando.

Hasta pronto.

6/3/18

Un helado de chocolate.


Reglar un helado de chocolate provoca una sonrisa muy agradable en quien lo recibe, junto con quien lo brinda. Saborear ese helado, sencillamente es delicioso.
Disfrute, no piense en calorías, ni azúcares. Estos antojos son parte de nuestra vida diaria.

Analizando la cosas sobre el tema de guiar a los demás, me he percatado, y afirmo que: "cuán difícil es tratar de ser el líder de alguien, sin lesionarlo".
Creo que simplemente, no tenemos ni el concepto, ni la capacidad, ni el conocimiento, ni la actitud de servir a los demás.
Luego hablamos.

Mejor regale un helado de chocolate; brindará más alegría.

Hasta pronto

4/3/18

Despertares


Despertar tiene muchas acepciones y significados.

“Despertar a una nueva realidad”: quiere decir que una persona no se ha enterado de lo que está sucediendo o ha sucedido.

“Despertar de un sueño”: quiere decir que alguien se quedó en su momento de ensoñación; es necesario ubicarlo(a) en su momento o realidad.

“Despertar el entusiasmo”: la usamos para indicar que alguien no tiene ni un ápice de entusiasmo. Necesita que alguien “lo eche a andar”.

“Despertar el deseo”: por ejemplo, el vendedor, con sus argumentos y beneficios de un producto o servicio intenta despertar el deseo de compra en un cliente potencial.

“Despertar al amor”: lo decimos cuando alguien está creciendo y empieza a demostrar emociones enfocadas al tema de atracción.

A veces decimos que un niño “es muy despierto”, dando a entender que ese niño entiende muchas cosas avanzadas para su edad.

“Despertar la curiosidad”: lo decimos cuando invitamos a alguien a que piense de otra manera o que investigue algo en específico.

Quiero “despertar su interés” para que siga visitando este muro, y lo recomiende a personas de su confianza.

Hasta pronto.