30/4/17

No dañes a Nadie...¡ y menos a tí!

Cuando lo escribo me parece muy fácil; desconozco si a usted que leerá esto se le haga difícil.
Hoy tengo ganas de gritar...NO DAÑES A NADIE...menos a tí.

Me doy cuenta de que, aunque nos digamos seres inteligentes, no sabemos usar la inteligencia: Lo repito: NO SABEMOS emplear la inteligencia. La inteligencia es una facultad, es una potencia, es “un algo” (razonamiento), que nos ayuda a solucionar todo tipo de situaciones, adversidades, etc.
Nos “dejamos guiar” más por las emociones (que nos ciegan), pasiones (que nos enajenan), atracciones (que nos desvían), distracciones (que nos distraen)...pero ¿la razón?... contestaré como en ocasiones lo hacemos; ¿la razón?, bien gracias!. Y es como si nada pasara.


Si no sabes tratar a una mujer, mejor no la “tengas”; no compartas tu vida con ella.
Si no sabes tratar a un hombre, mejor no compartas tu tiempo con él.
Si no sabes tratar a un hijo o hija, mejor no los procrees.
Si no sabes “vender” la fe, no lo hagas. No lo hagas.

El peor daño que le hacemos a los demás entra por la puerta de los miedos. La gente tiene miedos de todo y por todo; la gente no cree ser valiente. ¿Sabes por qué?...porque no le enseñaron.
En todos estos casos los demás han hecho daño creyendo que todo lo sabe, todo lo pueden, todo lo quieren. Eso se llama miedo de no existir.

Me fui un poco más lejos del propósito del tema. El titulo es: “No dañes a Nadie...¡menos a tí!.
¿Cuánto daño te has hecho para llamar la atención o crear complejos de culpa a los demás?
¿Cuánto daño te has hecho culpando a los demás de tus acciones tontas?
¿Cuánto daño te has hecho por no creer en tí?
Si no sabes emplear la inteligencia, pregunta.
Si no sabes enseñar valentía, pregunta.
Si no sabe cómo hacerte un bien; por tu bien, pregunta.

Hasta pronto.

Los recuerdos son como ver las fotografias...las ves y sonries

Existen muchas acciones, situaciones o fechas en la vida de cada quien que simplemente son imborrables.
Es posible que recuerdes:
1. El primer día de clase en primaria, secundaria, preparatoria o universidad.
2. El primer día que empezaste a trabajar.
3. El primer encuentro con seres que tuvieron que ver en tu vida.
4. La fecha de tu matrimonio.
5. La fecha del cumpleaños de tus hijos o de seres importantes.
6. La fecha y hora del primer beso.
7. La fecha y hora del primer accidente doloroso.
8. El recuerdo imborrable de la primera traición.
9. La fecha de la partida de seres queridos.

Habrá otros recuerdos que no sean precisamente por fecha sino por el impacto que generó en tu ser.

Habrá otros recuerdos de gratitud, de compañía, de alegrías y cosas profundamente personales. Esos eventos y esas personas que tuvieron que ver o intervinieron en nuestra vida se asoman a nuestros recuerdos. Posiblemente, han desaparecido de nuestra memoria pero no de nuestro interior, ni de nuestra gratitud..

En lo personal, tengo muchos recuerdos genuinamente imborrables, porque esos eventos marcaron positivamente mi vida; esos recuerdos los convierto en energía para seguir adelante en mi largo caminar. Los recuerdo, sonrío discreta y gratamente; sigo con aliento, fe y esperanza en el camino de mi destino que, afortunadamente, descubrí en mi juventud.

Ese es mi principal recuerdo imborrable: mis amigos de ayer, son mis amigos del ahora y del mañana.

Hasta pronto

27/4/17

El tiempo no espera, la eternidad si.


Creemos que el tiempo espera, pero no es así.

El tiempo ha sido nuestra compañía, ha estado con nosotros.
Muchas personas lo han sabido aprovechar, otras no.
El tiempo se va, pasa, no regresa. 
El tiempo sigue su marcha inexorable.
Esta reflexión la uno a recuerdos, días o situciones que me gustaría volver a vivir.
A veces le digo al tiempo: “¿puedes hacer una excepción?, ¿puedes regresar unas horas?”.
Pero el tiempo no responde.
El tiempo continua su devenir constante.
El tiempo sigue, el tiempo huye y la eternidad espera.

Hasta pronto.

26/4/17

Otros descansos del ser...

Descansos del cuerpo y del alma.

En ambos casos el sueño les permite recuperar fuerza, visión y esperanza.
El cuerpo puede descansar: sentado, acostado, relajando los músculos, haciendo respiraciones lentas, con baños de agua tibia en tina, piscina o en gimnasios en donde existen baños de tipos variados.
El alma descansa cuando la persona sabe a dónde va, cuando se han tomado decisiones acertadas, cuando se saben manejar las prioridades ocupacionales, profesionales, económicas, etc.
El alma descansa, no se agita, ni se agobia cuando tiene encendidas la flama de la Fe y la musica de la Esperanza.
El alma descansa cuando la persona sabe que todo lo que se logre bastará para estar en paz y disfrutar de la alegría profunda.
El alma descansa cuando el cuerpo tiene salud y no padece de ningún mal.
Estos son los descansos gratuitos para el alma. Los descansos para el cuerpo cuestan un poco más.

Digo que mi alma descansa cuando:
Contemplo la noche, la luna, la bóveda celeste con sus estrellas y puntos mágicos de las constelaciones y la vía láctea.
Cuando contemplo el día, el sol, las nubes y el firmamento color azul.
Cuando disfruto un esperado y agradable atardecer sin importar sus colores.
Cuando he hecho todo lo que tenía que hacer durante el día.
Cuando he hecho algo para los demás.
Cuando me imagino el rostro de quien lee este tema y sonrie sin darse cuenta.

Hasta pronto.

24/4/17

De amores, sabores y colores.


El título es para llamar la atención y se animen a leer un tema diferente.
Este tema lo escribo especialmente para personas que quieren dedicarse a enseñar algo y compartir conocimientos o experiencias ante grupos.

Esta tarea es sencillamente fácil o difícilmente compleja; todo depende del interés y convicción de quien desee enseñar algo a los demás.
Enseñar es sencillamente fácil, porque quien enseña debe tener en sus talentos naturales la “semilla de querer compartir; no la semilla de querer presumir".
Enseñar es sencillamente fácil, porque quien enseña debe estar lleno(a) de algo en especial. Ese algo "en especial" te lo explico de la siguiente manera:
El que desee enseñar algo a los demás debe:

a) Estar convencido(a) de que enseñar a quien no sabe es un bienaventuranza que nadie ha mencionado.

b) Estar convencido(a) de que enseñar, a quien no sabe, es un regalo; es dejar en los demás “semillas de amor por querer aprender más de lo que no se sabe.”
Es dejar sembrada la semilla del aprendizaje constante.

c) Estar convencido(a) de que enseñar es una oportunidad para hacer crecer a los demás en libertad, desarrollo, autoestima, alegría y seguridad.

d) Estar convencido(a) de que enseñar es algo sagrado y que debe hacerse con devoción genuina por las personas que no saben.

El que enseña debe ser un verdadero dador de sí mismo; es alguien que se ofrenda en el proceso de la enseñanza. En fin, el que enseña es un ser que se debe sentir privilegiado de y por esta tarea.

Por otra parte, esta tarea es difícilmente compleja si no se tiene lo mencionado arriba. Así de simple.

De amores, sabores y sabores debe ser la vida del que enseña a conciencia.

¿Cuanto de eso tiene usted?

Hasta pronto.

19/4/17

Las 5 Ss del trato a los demás

También las relaciones interpersonales tienen sus reglas, posiblemente, olvidadas por algunos o desconocidas por otros.

Rescatemos la calidad del trato a todas las personas con quienes interactuemos.

Aquí les comparto las 5 S del trato a los demás. 

Es mi aportación-agradecimiento a todas personas que me visitan en este blog.

1. Sonreir
2. Saludar
3. Suavizar el tono de voz
4. Solicitar su nombre y/o servicio deseado
5. Siempre agradecer.

Y usted, ¿cómo trata a los demás?

Hasta pronto. 

17/4/17

Gracias por tu mensaje Bryan Dyson.

Gracias por tu mensaje Bryan Dyson.
El discurso más corto por Bryan Dyson, ex Presidente de Coca Cola lo dijo al dejar el cargo de presidente de Coca Cola.
"Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire. Éstas son:
- Tu Trabajo,
- Tu Familia,
- Tu Salud,
- Tus Amigos y
- Tu Vida Espiritual,

Y tú las mantienes todas éstas en el aire.

Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma.
Si la dejas caer, rebotará y regresará.

Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de éstas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo.

Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso.
Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo.
Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos.
Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente.
Y sobre todo, crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno."

Gracias por tu mensaje Bryan Dyson.

Hasta pronto.

12/4/17

Agentes del destino (Película)



Director: George Nolfii Escritor: George Nolfii Protagonistas: Matt Damon, Emily Blunt,  John Slattery y Anthony Mackie.

La película Los agentes del destino deposita con éxito la duda existencial y filosofal: ¿Podemos controlar nuestro destino? ¿Existe una especie de Adjustment Bureau o fuerza externa que nos marca el camino sin que nos demos cuenta? Y si tomamos conciencia, ¿hasta qué punto desafiamos al destino o al camino que transitamos?

Todo esto viene como antecedente o referencia a lo que deseo escribir a partir de la pregunta: ¿Podemos controlar nuestro destino?...La pregunta correcta  es en este mi caso: ¿puedo yo controlar mi destino?.

Entro en el tema. Algunas personas  se han enfrentado, y “dado frentazos,” a lo que son sus sueños, esperanzas, ilusiones, objetivos, etc. A veces damos por hecho que el amor que yo siento por ti será correspondido de la misma manera; desafortunadamente, no es así en muchos casos. Lo escribiré en primera persona. “Yo esperaba que tu me amaras, que contigo pasaría el resto de mi vida, que juntos una familia formaramos, que sonrieramos y envejecieramos juntos; pero no fue así. No fue así.

Asi es que me enfrento a una desilusión, a un rompimiento posiblemente inesperado y a un escandaloso presente de “no habrá tal sueño”.
Ahora me digo que no sé que me duele; si lo que las otras personas estén sintiendo por mí, o lo que yo estoy sintiendo por los demás, o por lo que yo estoy sintiendo por mi mismo. No sé que me duele más, si el dolor de mi familia por verme “sufriendo”, o al dolor de sentirme “rechazado o inaceptado”, que es directamente proporcional al amor y emociones que experimenté durante ese tiempo. Pues bien, ya puse un ejemplo doloroso.

Ahora entro a otro concepto…Eso que me sucedió ¿habrá sido una fuerza externa que intervino para que mi futuro no fuera feo?; ¿esos agentes del destino tendrán preparado otro camino para mí?...¿seguiré confiando en los demás?...Esto parece ciencia ficción. Pero no hace daño, al fin y al cabo son solamente letras.

Mi comentario: Parece que no hemos aprendido a vivir con lo inesperado; las cosas suceden porque tienen que suceder. Todo el universo está en orden, todo lo que sucede está ordenado por algo; los únicos desordenados somos nosotros porque pensamos que lo que planeamos, lo que soñamos tiene que ser tal y cual lo hemos imaginado. A veces no es así.

He apendido una frase que he tenido que analizar profundamente y ya tengo pruebas para saber que son verdaderas, casi en todos los casos.
La frase es: “TODA DESGRACIA TRAE UNA GRACIA ESCONDIDA”.

Amigo(a) mio(a): Analiza la “desgracia”, mira tu momento, acepta este momento y sigue tu camino…la gracia escondida está en el siguiente paso.

Hasta pronto.

11/4/17

La emoción de aprender; una lección de vida.

La emoción de aprender; una lección de vida.

Pensé que algún día encontraría a alguien con alegre emoción por aprender. Lo comento porque, en estos años dedicado a este hermoso oficio de enseñar ideas, conceptos para aclarar visión del ser, no había visto, observado y había sido contagiado por la emoción de aprender algo.

Ayer encontré a esa persona, género femenino, vistiendo de negro o sonriendo en el alma. Ella, toda curiosidad, toda ansiedad, toda disposición por aprender y ordenar sus sueños, que estaban a punto de convertirse en pesadilla; no obstante, sonriente y sonriendo durante el proceso de la exposición de los temas.

Me preguntaba en mi interior ¿qué estará viendo en su ser directivo interior?; ¿acaaso esa alegría brota de la fuente de su creatividad? ¿habrá encontrado las respuestas a sus laberintos ocupacionales y organizacionales?...Las respuestas viven en ella.

Ayer no dí una lección… aprendí una gran lección: ¡la emoción de aprender!

Hasta pronto.

10/4/17

Cinco regalos.

Uno: El Respeto como mi herramienta principal de trato.
Dos: La Sinceridad como mi virtud interna.
Tres: La Caballerosidad como excelente hábito.
Cuatro: La Dulzura como buena manera.
Cinco: El Servicio como un deber cotidiano.

Por lo tanto, tengo yo cinco cosas que te quiero regalar:
el respeto en mi frente,
la sinceridad en el alma,
la caballerosidad en mis brazos,
la dulzura en mi trato y
el servicio en mi sonrisa.

Esos cinco regalos son para tí. ¿Los quieres?

Hasta pronto.

8/4/17

Hoy sonreí sin sonreir.



Tambien, hoy:
Caminé sin un destino llegar.
Disfruté sin fruto comer.
Lloré sin pena sentir.
Gocé sin placer conocer.
Canté sin voz poseer.
Bailé sin piernas tener.
Goce del cielo estrellado sin vista alcanzar.

En fin, hoy sonrei sin sonreir y viví sin vida gozar.
Hoy no estoy contigo.
Hoy descanso en paz.

Se despide de ti, la tristeza de vivir.

Hasta pronto.

¿Qué fuiste?

Si alguien, por el simple hecho de contemplarte, te sonríe es porque existe un algo interior que te ilumina y distingue.

Si alguien te dice que te ama, agradécelo con una sonrisa breve y demuéstralo con una larga vida.
Si alguien te dice que eres su todo, más te vale que seas una persona valiente, generosa, sencilla y completa.
Si alguien te dice que eres su inspiración, más te vale que respondas con el ejemplo del mejor de los seres de la Tierra.

Te pregunto, ¿que fuiste para tus seres amados?:
¿Sonrisa o la tristeza?
¿Luz u oscuridad?
¿Melodía o lamento?
¿Inspiración o desilusión?
¿Qué fuiste?

Hasta pronto.

6/4/17

¿Será el amor una trampa?


¿Cuando decimos al ser amado que le amamos, ¿será eso lo que queremos decir?, o al decir eso nos lo estamos diciendo a nosotros mismos. 
¿Te amo para que me ames?

Cuando se hace un análisis de la relación del amor con la pareja ¿se revisan los elementos que a la otra persona le gustan para agradarle?, o solamente, decimos las cosas desde el punto de vista de comodidad: ¿Te amo para que me ames…? O ¿te amo para que me atiendas?.

Acabo de escribir (más arriba) que “hacemos cosas para que le agraden al ser amado”; espero que no sea eso solamente. Hacemos cosas no solo para que le agraden, sino para que le sirva de apoyo para su propio desarrollo.

El tema central es el desarrollo de la pareja a través del amor.
Siendo el amor un acto consciente, desado y voluntario en el que nos entregamos profundamente hasta consumarnos en ese amor por el ser amado, me pregunto y te pregunto: ¿para qué deseo ser amado?, ¿para qué quieres ser amado(a)?.

La respuesta está en tu cabeza; si la respuesta está solo en “tu corazón” cuidado!; puede doler.

Trampa o no, el amor es una forma de vivir con alegría,  en compañía y con sueños que alcanzar, para ti, para mí y para los dos.

¿Será el amor una trampa?.  Su respuesta es la verdadera.

Hasta pronto.

4/4/17

La Sonrisa es el lenguaje de la Alegría.



La alegría vive en nuestro interior. Brota sola, no la brindan necesariamente los logros materiales.
La alegría se experimenta cuando sientes que tu vida es una ofrenda de amor y te sientes genuinamente amado, y vehementemente amante; ese estado de afecto te hace ser mejor persona y te hace sonreir a la vida... sonreir a tu hermosa vida..

Estás alegre cuando disfrutas el don de la vida.
Estamos alegres cuando llegan nuevos seres humanos a la tierra, estamos alegres cuando los sueños los convertimos en realidad. 
La alegría es algo muy íntimo, muy personal y muy profundo.

La alegría está siempre dentro de tí, sin importar lo que pase afuera. 
Puedes aplicar esa alegria interior a todo lo que hagas. 
Puedes disfrutar de tus tareas y hasta de un trabajo desagradable. 

Si buscas la alegría interior puedes hacer que el trabajo más pesado se vuelva más ligero, eso te brindará alegría.


La alegria es el sentido interior que nos ayuda a atravesar tiempos difíciles, aunque nos sintamos tristes.

La alegría no se puede compartir, la alegría solamente se puede contagiar.
 
Contagiemos al mundo que nos rodea con nuestra alegría de servir, alegría de vivir y el placer de sonreir.

Hasta pronto.

3/4/17

El poder transformador de un día de Gracias.


30. El poder transformador de un día de Gracias. 

Hay, una fecha muy especial en los Estados Unidos de América: Ellos celebran su “día de acción de gracias”.
Es el día en el que casi todos los norteamericanos se unen en familias para celebrar este gran ritual.
Este día posee un especial poder transformador: Se unen para vivir todo el afecto que guardaron durante el año; se unen en su mesa para compartir alimento, anhelos, desvelos, sueños, logros y vivencias con el gran espíritu de la gratitud. 

Saber “decir gracias” o “dar gracias” son frases que poseen un poder transformador de la raza humana. 

Feliz “día de acción de gracias.”...y "felices gracias por las acciones ejecutadas."

Hasta pronto.

2/4/17

29. El poder transformador de un viaje.


29. El poder transformador de un viaje. 

Antes se decía que: “los viajes ilustran”, ahora te digo que: “los viajes transforman”. 
A donde quiera que vayas encontrarás cosas, personas y situaciones nuevas; éstas te pueden transformar. 
Te puede transformar un paisaje, un saludo de alguna persona desconocida, una fiesta del pueblo o un ¿qué se yo?
Todo, absolutamente todo, nos puede transformar. Un paisaje desértico, selvático u oceánico tienen el poder de transformarnos si somos capaces de “escuchar” sus enseñanzas que nos comparten a través de sus colores, de sus vientos y olores.

Hasta pronto.

1/4/17

28. El poder transformador de una lágrima.


28. El poder transformador de una lágrima. 

Las lágrimas son las evidencias de sucesos dolorosos o gozosos pasados, presentes o futuros. 
Las lágrimas son maravillosas. 

Cuando lloras de dolor, ellas te alivian; 
Cuando lloras de gozo, ellas te elevan. 
Cuando lloras por alguien, ellas te acompañan; 
Cuando lloras por nada, ellas te abrazan. 

Las lágrimas de dolor se quedan en el olvido, las de placer en el recuerdo.

Usted, ¿derrama lágrimas?


Hasta pronto.