31/10/16

Vacíos reales vs vacíos imaginarios.

El vacío o la ausencia o la carencia de algo tiene un significado específico y, posiblemente, especial para cada quien.
Para unos, la ausencia de alguien es dolor, para otros alegría.
Para unos, distancia de alguien es alegría, para otros dolor.
Para otros carecer de algo es dolor, para otros alegría.
En fin, cada quien sabe lo que significa el vacío o la ausencia o la carencia.

Me voy a enfocar al vacío que dejan las personas cuando se van.
Te fuiste y solo o sola me dejaste.

Pregunto: ¿ese ser que se fue deseaba tu dolor?, ¿deseaba tu desdicha? Asumo que tu respuesta es un rotundo No. Entonces, te vuelvo a preguntar ¿cuál es ese dolor de vacío?. ¿Es por costumbre?, ¿Es porque ese ser que se fue cubría tus necesidades?, ¿Será que lloras tu incapacidad para atenderte y disimulas con dolor de ausencia?
Como decía hace años...¿será melón, será sandía...? Lo que te digo es que analices eso a lo que llamas dolor de ausencia, dolor de carencia o dolor de vacío.

El vacío se llena con algo, no necesariamente con alguien. Si ese alguien "te llena" entonces yo le llamaría "dependencia de otros y ausencia de tí". Sé que es una reflexión difícil; sin embargo, un alumno me escribió pireguntándo cómo llenar el vacío en su ser, desde que partió un ser querido.

En y con mis respuestas, le dije, ya sabes, trato de ser muy claro y directo. ¿Cómo es posible que piensen más en tu dolor que posiblemente en el gozo del ser que dices que amas?
¿Cómo es posible que "no aceptes la ausencia del ser cuando su partida es un final real en esta dimensión?.  ¿Podrás pensar que si hay vacío en tu vida material es posible que haya plenitud en la vida inmaterial del ser amado?

Tú decides seguir haciendo más grande el vacío o aceptas aprender a vivir con plenitud en ausencia de seres amados o en carencia de bienes materiales.

Hasta pronto.

29/10/16

¿En dónde se quedó la hora ocho de la mañana?

Es definitivo, "El Tiempo huye".
Ayer, cuando vi el reloj, este marcaba las nueve horas. Me pregunté ¿qué pasó con la hora ocho?. ¿Qué hice?, ¿Qué aprendí?...pero sobre todo ¿En qué la convertí?

Como tengo la costumbre de hacer cambios, por ejemplo: cambio bienes por dinero, cambio cosas por cosas, cambio temas por conceptos, cambio conceptos por herramientas, etc. Pero cuando se trata de mi tiempo, normalmente me pregunto ¿Cuánto de mi tiempo a cambio de qué?.

Si estoy conmigo mido mi tiempo y lo cambio por aprendizajes, por servicios, por productos, por entregas, por finales de algo. Cuando estoy con los demás cambio mi tiempo por ¿dinero?, ¿por ideas?, ¿por sugerencias?

¿A dónde quiero llegar con este difícil tema?.
Quiero llegar, a preguntarte ¿qué cambias por tu tiempo? o bien ¿tu tiempo a cambio de qué?.
Dos personas que viven en el mismo espacio ¿sabrán que cambian por estar juntos durante el mismo tiempo?

Pregunto:
Daniel ¿qué cambias por tu tiempo?
Fabiola ¿que ganas con entregar tu tiempo?
Pam ¿Qué necesitas a cambio de tu tiempo?
Lupis ¿Que esperas a cambio de tu tiempo?
Cecilia ¿Qué necesitas recibir a cambio de tu tiempo?
Siria ¿Qué das a cambio del tiempo de alguien?

Saludos.
Hasta pronto.

27/10/16

¿Somos los hombres seres bondadosos e inteligentes.?

Una respuesta difícil de contestar a una pregunta fácil de hacer.

He observado, he vivido y he comprendido que el Hombre no es tan inteligente como nos dicen ser, ni tan Bondadoso como nos hacen creer.

Claro que existen personas bondadosas e inteligentes, pero no son mayoría. Creo que el Hombre actual está prefiriendo las cosas materiales a las inmateriales, elige las cosas fáciles a las difíciles, hace las cosas con desgano que con ganas. Logra las cosas para él no para compartirlo con los demás.

He observado, he vivido y he concluido que eL Hombre ni es tan bondadoso como dicen, ni tan inteligente como nos enseñan.

No estoy siendo tan optimista como debiera, ni tan pesimista como quisiera.
He observado, he vivido y he compendido que lo que algunos hombres muestran de bondad lo tienen de mentira y lo que tienen de inteligencia lo demuestran con negligencia.

Hasta pronto.

Vivir contigo o vivir en tí.


Esa frase es para analizarse.
Vivir contigo, quiere decir en la misma dirección y hogar. No implica, necesariamente, compartir. Es solo una frase enunciativa. Sin embargo, vivir en ti lleva implícita una relación intensa y profunda. Vivir en tí es compartir pensamientos, sentimientos, objetivos, metas y sueños.
Vivir en ti, también quiere decir que la otra persona se inspira, respira y suspira por el ser en quien piensa o comparte su vida.
Sea cual sea la descripción o definición que le demos, usted, estimado lector tiene la palabra y su razón.
Para mí, Vivir contigo o Vivir en ti, implica una relación intensamente profunda y amorosamente compartida.
Hasta pronto.

26/10/16

El alma habla...


El alma habla cuando nos salimos del camino; es el momento de corregir.
El alma habla cuando ve injusticias; es el momento de luchar.
El alma habla cuando ve pobreza; es el momento de compartir.
El alma habla cuando ve ignorancia; es el momento de enseñar.
El alma habla cuando somos incapaces de salir adelante; es el momento para crecer.
El alma habla cuando hemos hecho algo que dañe a los demás; es el momento de pedir perdón.
A veces, simplemente, el alma habla porque tiene mucho qué decir; es el momento para gritar fuertemente o vehememente exigir.
 
Y ...su alma, ¿tiene algo que decir?
 
Hasta pronto.

25/10/16

¿Sueños o pesadillas?



Me pregunto y te pregunto ¿qué te inspira más a los demás: tus sueños o tus pesadillas?

¿Acaso de tus tristezas los demás obtendrán más alegrías?
¿Acaso de tus problemas los demás encontrarán soluciones a sus vidas?

¿A los demás les interesará escuchar que, gracias a las viscisitudes de tu vida, has encontrado la llave de la felicidad?
¿Ese es el mensaje que quieres dar?
¿No habrá otras maneras de inspirar a los demás para que ellos logren sus sueños?

Mi declaración asertiva es: las pesadillas de alguien no sevirán de inspiración para los sueños de otras personas deseosas de alcanzar algo mejor.

Hasta pronto.

23/10/16

El poder transformador de una sonrisa

La sonrisa es una expresión  muy poderosa para transformar a cualquier persona en cualquier estado de ánimo en el que se encuentre. La sonrisa es el lenguaje material del Alma.

¿Conoce usted la sonrisa de los pájaros?. 
Nosotros le llamamos "el trino" de los pájaros, que es el canto sonriente, sobre todo por la mañana, al amanecer. Ellos cantan, dan la bienvenida al día y agradecen lo que les deparará.

¿Sabe usted como sonrien los perros?. 
Dicen que "su sonrisa" la muestran con el movimiento pendular de su cola. 
He observado a perritos callejeros y ellos no tienen ese moviento hasta que alguien que se acerca a ellos con buena intención, entonces "sonrien".

¿Se ha dado cuenta si usted sonrié?
¿Qué cosas o pensamientos le roban un bello idioma del alma?.

Le recuerdo que el ABC del Alma es desde la sonrisa tímida hasta la carcajada contagiante.

Usted sonrie como un bebé necesitado, también como un niño bien intencionado, como un joven desesperado o como un adulto alegre o tristemente agrio.

La sonrisa solo se da en su rostro. 
Por medio de ella se asoma el alma de quien sonrié para compartir el lenguaje del alma. 
Una sonrisa equivale a un "hola, disfruta la vida".  

La sonrisa de un bebé es mágica, 
La de un niño o niña es contagiosa, 
La de una mujer es hermosa,
 La de un hombre es agradable, 
La de una persona mayor es de gran ejemplo.


Charles Chaplin escribió una melodía y letra llamada "Smile".
Esa melodía la escucho cuando soy atacado por la frialdad de mi ser,  
o por la cara del desaliento, o por el rostro del pesimismo.

Hasta pronto..

Link para escuchar la melodía "Smile" de Charles Chaplin, cantada por Nat King Cole,  en inglés con traducción en español.

21/10/16

No se tienen años; nadie tiene años.

Los años que tenemos ya se vivieron; por lo tanto, no se tienen, se esfumaron. O mejor dicho, ¿en qué se convirtieron mis años?... esos años vividos?.

Reflexiono y me comento que llegué con vida, crecí viviendo, viví aprendiendo y sigo viviendo, sigo aprendiendo y sigo años sumando.

Los años vividos los he convertido en viajes, en conocer personas, escribir, pintar, soñar, conversar, hacer amigos, crecer con mi familia, crecer con mis aprendizajes y vivir de ellos.
Cuando estoy muy atento a mi interior, veo lejos, muy lejos mi infancia, mis primeros años en la escuela, en los árboles, en los patios, en los anocheceres y amaneceres. Claro que alcanzo a ver de dónde vengo, recuerdo lo que me enseñaron, lo que inculcaron lo que me demostraron. Ellos mis padres, ellos mis tutores, ellos que de mi cuidaron y de mi hiceron una buena obra de vida.
Mis años, esos años idos me han dejado en mi ser una buena obra de ser vivo.

Nuevamente, gracias a ellos y a todas las personas que pasaron por mi vida, a quienes recuerdo y a quienes he olvidado, gracias por contribuir con su palabra, su ejemplo, su compañía o su saludo o su recuerdo.

Mi conclusión, no tengo años, tengo recuerdos de mis años vividos y tengo un presente lleno de cosas amables, de palabras, ejemplos, imagenes y, finalmente, tengo esperanzas por los años venideros.

Hasta pronto.

17/10/16

Tu y Yo formamos un Nosotros.


Quiero hacer la reflexión más sencilla y más corta.

En las negociaciones o en las relaciones interpersonales va implícita esta frase:
"Tú tienes algo que yo quiero y yo tengo algo que tu necesitas."

Tu tienes palabras que yo desconozco, pero yo conozco letras que tu ignoras.

Tu tienes una sonrisa que me contagia, yo tengo una alegría que te embriaga.

Tu tienes enojos por mis desvaríos, yo paciencia para reaprender y corregir.

Tu tienes sueños que me corresponde ayudarte a convertirlos en realidad, yo realidades nuevas para poder soñar.

Tu tienes recuerdos que yo he olvidado y yo tengo olvidos que tu has recordado.

Así, la suma de un Tu y Yo nos lleva a un sencillo Nosotros.
Así de simple o así de complejo.
Pero "no somos solos, ni nos hemos formado el uno sin el otro; nos estamos formando, recreando y fortaleciendo el uno con el otro."

Esta es una historia de tu vida y es una vida de mi historia.

Hasta pronto.

16/10/16

De prisa, pero "sin prisas".

Esta frase ha nacido gracias a la manera de ser de una participante en uno de mis Seminarios llamado: "El Manejo maduro de los Conflictos."

Ella se llama Irma. Ella ha decidido formar una familia en ausencia de imagen paterna.
Ella se encarga de todo, especialmente,  en estos meses, de la construcción de su hogar.
Ella tiene dos obras : la material de su hogar, y la formativa en sus hijos.

Su comportamiento es sereno, firme y decidido. Su acción en contundente, aprisa pero "sin prisas". Esto quiere decir que ella trabaja rápido, le gana unos segundos o minutos a tu tiempo estandar.

Ella es una persona que nos ha enseñado a vivir un poco más adelante que a tiempo. Ella ha aprendido a "ganar un  segundo o dos a sus minutos".

Le pregunté si siente presión para andar "de prisa". Me contesta, "No, me gusta hacer las cosas rápido; de esa manera sé que puedo hacer muchas cosas porque sé lo que quiero, sé cómo los quiero y sé por qué lo quiero. Ella afirma que es su voluntad la que la hace hacer las cosas en mejor tiempo.

Es definitivo, Irma no ha nacido "de prisa", nació a tiempo. Ahora, en sus decisiones finales ha elegido aprovechar el tiempo de la mejor  manera posible. Ella no quiere dejar un minuto vacío en su vida.
 Ella es una mujer que vive "De prisa, pero Sin Prisas."
Gracias por ese ejemplo, Irma.

Hasta pronto.

14/10/16

El cambio de las cosas y las cosas del cambio

Cuando hablo o escribo sobre el cambio o un cambio me refiero a la búsqueda específica de alcanzar un grado mayor de mejora.

¿Qué se puede mejorar?... posiblemente, todo. Me refiero, especialmente, a los comportamientos de las personas en todos los ámbitos de su vida: personal, laboral, educativo, religioso, artístico, espiritual, económico, etc.

Por lo tanto, individuos, trabajadores, maestros, alumnos, pastores y cuantos oficios y profesiones anotemos estamos llamados a cambiar y generar un cambio. El cambio lo enfocaría a Crear un bienestar para todos, no nada más para uno mismo.

Quienes decimos que fuimos a la escuela, que tenemos educación y/o valores somos los primeros que deberíamos dar ejemplo del cambio.

Si cambiamos podremos mejorar nuestro pequeño mundo; si cambiamos garantizamos a nuestros hijos, nietos y la posteridad un mejor lugar en donde crecer, disfrutar y transformar.

Hasta pronto.

4/10/16

Dejar un agradable "sabor de trato".

Es un título muy sencillo que puede tener un sin fin de respuestas de acuerdo al tema, giro o concepto que se esté tratando.

Cuando estás tratando, conversando, comentando, compartiendo o dando respuesta a una pregunta de tu interlocutor, ¿qué produces?, vuelve a ser mi pregunta.

Deseo invitarme e invitarte a tener una conciencia clara de la sensación que dejamos en los demás después de un encuentro o conversación.  Para esto, se requiere una convicción clara y voluntaria de que vas a marcar diferencia por tu trato, vas a inspirar a los demás y vas a tener muy claro que en todo momento producimos o generamos algo: aliento o desaliento, fuerza o debilidad, seguridad o inseguridad en los DEMAS!

Ejemplos:
Si tu hijo te hace una pregunta, tú contestas adecuadamente, ¿con qué sensación se quedará tu hijo?
Ahora bien, si tu respuesta fue incompleta o incómoda, ¿con qué sensación se queda él?. Este final es a lo que me refiero con la pregunta que he venido haciendome y haciéndote: ¿qué produces?

Reflexiono sobre lo que yo produzco cuando:
Estoy trabajando produzco seguridad y confianza en ellos mismos.
Estoy respondiendo a una pregunta produzco luz y entusiasmo.
Estoy atendiendo a mis alumnos produzco fortaleza.
Estoy conversando con mi hija produzco libertad.
Estoy escribiendo trato de producir un deseo por ser mejor.
Estoy compartiendo ideas produzco una semilla para un mundo mejor.
Estoy pintando produzco en la mezcla de colores una idea para ser contemplada y mover las fibras del ser que contempla.

Vuelvo a preguntarte: ¿qué produces o qué efecto provocas cuanto interactúas con alguna persona?

Hasta pronto.

3/10/16

Mis manos, tus manos…


Con nuestras manos podemos hacer lo que queramos.
Nuestras manos sirven para:
Curar o herir.
Aliviar o enfermar.
Poner o quitar.
Dar o recibir.
Castigar o premiar.
Bendecir o maldecir.
Amar u odiar.
Acariciar o lesionar.
Recibir o despedir.
Vivir o morir.

Las manos,  nuestras benditas manos nos sirven para hacer todo lo que se necesite.
Nuestras manos son una bendición.

Hasta pronto.