Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2014

Hay de dolores a dolores...

Afirmativo!

Hay dolores que construyen, los hay que destruyen.
Hay dolores que "agradan", los hay que "incomodan".
Hay dolores que vivifican, los hay que mortifican.
Hay dolores del cuerpo, los hay del alma.
Hay dolores del pasado, los hay del presente.
Hay dolores que fortalecen, los hay que debilitan.
Hay dolores que hacen sonreir, los hay que hacen llorar.
Hay dolores que alivian, los hay que enferman.
Hay dolores que hacen ver, los hay que ciegan.
Hay dolores que nos hacen reflexionar, los hay que nos hacen accionar.
Hay dolores que nos dan la vida, los hay que nos dan la muerte.

Me invito y te invito a buscar el lado positivo del dolor, ellos son avisos del cuerpo y son, también, avisos del alma.

Hasta pronto.


Hay de lágrimas a lágrimas...

Por supuesto, qué así es.

Si hay lágrimas de amor, entonces existen las lágrimas de odio.

Si hay lágrimas de alegría, las hay de tristeza.
Si hay lágrimas de placer,  las hay de dolor.
Si hay lágrimas de bienvenida, las hay de despedida.
Si hay lágrimas de nacimientos, las hay de fallecimientos.
Si hay lágrimas de éxito, las hay de fracaso.
Si hay lágrimas de recuerdos, las hay de olvidos.
Si hay lágrimas por plenitud, las hay de vacío.
Si hay lágrimas de compañía, las hay de soledad.
Si hay lágrimas de valentía, las hay de cobardía.
Si hay lágrimas de esperanza, las hay de desesperanza.
Si hay lágrimas del cuerpo, las hay del alma.

Qué hermoso lenguaje es el de las lágrimas.
Para mí, lo dije una vez, es el lenguaje del alma.
Benditas lágrimas y bendito lenguaje.

Hasta pronto.




Hay de fortunas a fortunas...

Hay fortunas como tener dinero  o  fortunas como tener salud.Hay fortunas como poseer joyas o fortunas poseer  talentos.
Hay fortunas como el tener automóviles o fortunas como el tener piernas y pies sanos.
Hay fortunas como el tener bienes raíces o fortunas como el vivir las virtudes del alma.
Hay fortunas como el tener metales preciosos o fortunas como el formar hijos llenos de hermosura interior.
Hay fortunas como el tener fama o  fortunas como el ser humilde.
Hay fortunas como el tener éxito económico o  fortunas como el ser una persona valiosa.

Yo me siento afortunado porque : Tengo vida y de salud gozo.
Además, por:
...la vista que tengo y los colores que contemplo.
...el olfato que poseo y los aromas que me transportan.
...el gusto que me acompaña y los sabores que me empalagan.
...el oído que me alerta y los sonidos que me cautivan.
...el tacto que me guía y las caricias que me alivian.
Esas son mis benditas fortunas.

¿Cuáles son las tuyas?

De cuando en cuando...

Por supuesto que de cuando en cuando es necesario, útil y agradable:

-  Recordar tu origen y no olvidarlo.
-  Mirar las estrellas del firmamento y sorprenderse.
-  Observar a los niños y aprender de ellos.
-  Disfrutar la nueva noche y esperar un mejor día.
-  Guardar silencio y gritar con ganas.
-  Cantar tu canción y recitar tu oración.
-  Sonreir al camino y dejar tus huellas del destino
-  Disfrutar el aroma de una rosa y paladear sus pétalos.
-  Leer un libro y regalarlo.
-  Bendecir el pan y compartirlo.
-  Olvidar horas nuevas y recordar minutos viejos.
-  Escribir un poema y grabar un soneto.
-  Agradecer a la vida por cada instante regalado.
-  Cerrar los ojos y abrir el alma.
-  Tocar al Cielo y esperar respuestas.

Hasta pronto.

Hay de sueños a sueños...

Dime cómo son tus sueños y te diré quién eres... Esta es una frase tan repetida que puede producir curiosidad o incomodidad. ¿Por qué afirmo esto? Porque es muy fácil decir "dime cómo...y te diré quién eres"; describir a una persona solo por unos cuantos hechos es una aseveración muy arriesgada. De todas maneras, uso esta entrada al tema poco para llamar la atención y poco para "llamarme la atención."

Claro que hay de sueños a sueños:
Hay sueños creíbles y los hay increíbles.
Hay sueños dulces y hay dulces sueños.
Hay sueños profundos y hay profundos sueños.
Hay sueños hermosos y hay hermosos sueños.
Simplemente hay sueños...porque los sueños, sueños son.

Mis sueños son ser una gran persona, pero desde ahora, no cuando sea grande y viejo.
Mis sueños son crear prosperidad, no pobreza de espíritu.
Mis sueños son facilitar su crecimiento, no dificultar su desarrollo.
Mis sueños son disfrutar mi hogar, no tener una casa.
Mis sueños son cuidar mi salud, no tomar mis med…

Hay de historias a historias.

Así es. Lo que sucede que es una expresión informal, ya que no todas las personas escribimos nuestras historias personales. Hay de historias a historias.
Cada uno escribe su propia historia. La mía puede ser más divertida que aburrida, o puede ser más alegre que triste o más dulce que amarga.
"Escribir una historia de vida" es darte cuenta, al menos, de sus amaneceres, atardeceres y anocheceres. Es darte cuenta, también, de los avances de tus proyectos, ideales o sueños. Es darte cuenta de lo que se aprende y pone en práctica. Es darte cuenta de lo que se vive y de lo que se muere. "Escribir una historia" no es nada fácil, pero sí muy halagador dejar tu huella en la vida. Escribir nuestra historia, insisto, es vivir con sabor, olor y color cada momento.
Todos los días hay algo nuevo que escribir, especialmente el día que no se había vivido en toda la eternidad. Ese día es hoy.  La historia, la hermosa historia del día de hoy. Para mí está siendo muy provechosa, …

Cápsulas grabadas: "Solo por hoy"

Comparto los títulos de las cápsulas de desarrollo personal. Hasta pronto.

Hoy quiero ser más ellos...

Si tuviera la oportunidad de conversar con todos ellos, los que se cruzan en mi camino, de quienes ni conozco su nombre, ni su sitio, ni su todo, estoy dispuesto a ofrecer lo mejor de mi trato y mi atención para aprender de ellos.
Ellos mis maestros lejanos, ellos mis compañeros del tiempo.

¿Quienes son ellos?...

Ellos son los deconocidos para mí, conocidos para ellos.
Ellos son los que caminan a mi lado, sin voltear a ningún lado.
Ellos son quienes no demuestran sus rostros, ni sus rastros.
Ellos son quienes tienen sueños que desconozco,
Ellos son quienes tiene deseos de superación que ignoro
Ellos son quienes me ayudan a crecer, sin percatarse de ello.
Ellos son quienes me hacen crecer, sin darse cuenta, ni quererlo.
Ellos son quienes hacen que mi vida valga la pena vivir, por sus ejemplos y sus movimientos.
Ellos son quienes no saben nada de mí, pero yo si de ellos. Sé que no son ni yo, ni tú.
Ellos son quienes conforman y con quienes comparto mi espacio y mi tiempo
Ellos son qu…