Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2013

Ganar la alegría de vivir...

Imagen
Eso es lo esencial en todos los seres humanos, aunque algunos pierdan su alegría por vivir.
La vida es alegre y la alegría está viva. Esta emoción que pertenece al mundo de nuestro entendimiento nos mueve para que nuestros pensamientos procedan de una gran fuente del vivir. Quiero llamar a la alegría la gran fuente de la eterna juventud. La primera característica de la alegria es la jovialidad, la segunda es la sonrisa contagiosa; la tercera, los momentos inacabables de gozo interno. Otras características pueden ser la oportunidad de compartir todos los momentos de paz interior con los seres que amamos. La alegría es gratuita, no cuesta absolutamente nada. Basta llamarla con la sonrisa del cuerpo para que nos lleve a la sonrisa del alma. La alegría depende de nosotros, especialmente por el contenido y significado que le demos a nuestras acciones, emociones y momentos.

La eternidad puede esperar, el tiempo no.

Creemos que el tiempo espera, pero no es así.

El tiempo ha sido nuestra compañía, ha estado con nosotros. Muchas personas lo han sabido aprovechar, otras no. El tiempo se va, pasa, no regresa. El tiempo sigue su marcha inexorable. Esta reflexión la uno a recuerdos, recuerdos que me gustaría volver a vivir. A veces le digo al tiempo: “Regresame la vida, regresame la juventud”. Pero el tiempo no responde. El tiempo continua su devenir constante. El tiempo sigue, la eternidad espera.