Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2012

Si no voy a terminar algo, mejor no lo hago!

Imagen
Si vamos por el camino de la transformación personal, no empecemos un proyecto o tarea que no vamos a terminar. 
No es justo dejar proyectos a la mitad del camino; no es justo para el proyecto, ni para la soluciones que estaba destinado brindar, ni para la persona que lo ha iniciado. No caben las excusas,  ni justificaciones. 
Empezar algo y no terminarlo nos demuestra la incapacidad de perseverar o la incapacidad de elegir ejecutar algo. El camino de la transformación tiene un inicio y un final; ese final termina con la eternidad.
Y usted, ¿ha abandonado algún proyecto a la mitad del camino?
Hasta pronto. “El amor es para vivir, los proyectos para terminar.”

Creer es el motor de la acción.

Imagen

Somos seres mágicos.

Imagen
Los efectos de nuestras acciones siempre regresan. Hagamos lo que hagamos, deseemos lo que deseemos y provoquemos lo que provoquemos, sus resultados vendrán a nosotros. Es lo que algunos llaman la “Ley Bumerang”.  Si mi mano lanza algo, regresará a mi. Si de mi boca brota una palabra, una frase, un deseo o una declaración, positiva o negativa, los resultados regresarán a mí tarde o temprano. Si en mi pensamiento deseo algo para los demás, ese resultado llegará a mí. Así que recomiendo cuidar los pensamientos, deseos y palabras.
Somos seres únicos, grandiosos y mágicos porque nuestras palabras las convertimos en resultados, los deseos en energías  y los sueños en realidad. Es definitivo, somos seres extraordinarios.
Y usted ¿se siente un ser extraordinario?
Hasta pronto. “El amor es para vivir, la magia para crecer.”

No te detengas…

Imagen

Cuando el desaliento toca a mi puerta...

Imagen
Creo que todos tenemos el mismo significado de la palabra desaliento. 


¿Cómo saber que está tocando a la puerta de nuestro ser interior?.
Para empezar, nosotros le abrimos la puerta cuando dejamos que nos seduzca la depresión, cuando nos sentimos víctima de un desacierto, cuando no logramos los objetivos y, especialmente, cuando nos invade la sensación de pérdida.
La presencia del desaliento se da:
Cuando ya no sientas tanto interés por tu responsabilidad principal. Cuando ya no sonrias tan a menudo como antes. Cuando sientas que te distraes con facilidad de tu objetivo principal. Cuando olvides con facilidad detalles de tu sueño.
Cuidado, no permita que se asome a su interior esa “entidad” desenergizante. Es terrible. Y usted, ¿lucha contra el desaliento?
Hasta pronto. “El amor es para vivir, el desaliento para combatirlo.”

Los resultados son para compartirlos!.

Imagen
Si reflexionamos un poco sobre lo que nos da nuestra Madre Tierra nos daremos cuenta de que ella es el gran ejemplo de la generosidad. Cuando sembramos un grano de maíz, cuidamos su crecimiento alimentándolo, quitándole hierbas que pudieran afectar su desarrollo es casi seguro que la planta crecerá muy fuerte y nos recompense cuando menos con dos mazorcas. Cada una de ellas nos brindará cuando menos ochocientos granos. Ella, nuestra tierra nos recompensa y brinda con el mil seiscientos porciento de lo que sembremos y trabajemos.
Pues bien, los resultados derivados de nuestras acciones decididas y decisivas son y serán siempre para compartirlos de una u otra manera. Bien sea vía familia, vía colaboradores, vía impuestos, vía inversiones, etc.
Los resultados son la razón de ser de cualquier sueño, proyecto, decisión o acción tomada.Vamos a compartirlos grata, alegre y generosamente.
Y usted, ¿comparte sus resultados?
Hasta pronto. “El amor es para vivir, los resultados para compartir.”

Las decisiones son para ejecutarlas…

Imagen
Los resultados de algo no aparecen por arte de magia, ni por el simple hecho de decir un “sí o un no” para algo. Si ya hemos decidido algo, entonces, “manos a la obra”. 
He observado que muchas veces no convertimos una decisión en  acción. Y eso nos habla de que decidir no basta. Ejecutar las decisiones es crucial para lograr lo que se haya decidido hacer.  Voy a poner un ejemplo de una decisión en No. “Ya no quiero estudiar algo”. Pues bien, simplemente no lo hagas. Esa es la manera más corta para pasar a la acción una decisión.  Ese mismo ejemplo en Si. “Sí quiero aprender a hablar un nuevo idioma”. Esta decisión requiere de un plan completo y ordenado para alcanzar lo que se proponga.
Hay decisiones que requieren de más análisis y un curso de acción mejor planeado. Una decisión sin acción es una simple declaración. Una acción sin decisión no tiene espíritu y no se llegará lejos.
Y usted, ¿ya puso en acción su decisión?
Hasta pronto. “El amor es para vivir, las decisiones para ejecutar.”

Las dudas son para aclararlas…

Imagen

Animo!

Imagen
Esta palabra de aliento lleva en su interior como ingrediente principal la esperanza de lograr algo.  Tanto la valentía como el amor, el perdón o cualquiera de las emociones necesitan de una gran esperanza que nos alimente y fortalezca.
La palabra Animo (que me la repito casi todos los días durante muchas veces) simboliza la genuina esperanza, incondicional y total de que todo saldrá bien porque nos lo merecemos y porque esa es la naturaleza del Hombre: buscar y alcanzar el bien.
Animo! Es la palabra de aliento que nos brinda un respiro adicional para seguir adelante.
Animo! es la palabra que brota del alma para reanimar a mis amigos, alumnos y clientes personales que luchan por salir triunfantes en situaciones difíciles.
Animo es la palabra que lleva implícita, de parte nuestra, la generosidad y buenos deseos a  quien se la digamos.
Así que Animo amigos míos. Y usted, ¿está animado?
Hasta pronto. “El amor es para vivir, el Animo para perseverar.”

Las caídas son para levantarse.

Imagen